.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Opinión / Cecial G Pérez / Cécil Gerardo Pérez / ¿Qué es lo que no entiende Toby Valderrama de las condiciones concretas de la revolución?

Cécil Gerardo Pérez / ¿Qué es lo que no entiende Toby Valderrama de las condiciones concretas de la revolución?

Una premisa básica de las revoluciones es que los procesos revolucionarios o de profunda transformación no son lineales, están llenos de vericuetos, meandros, vaivenes que para quienes piensen unilateralmente, basados en el pensamiento manualesco marxista que tanto cuestionó el inefable Ludovico Silva, se convierten en incomprensibles o en “desviaciones revolucionarias hacia la derecha o la socialdemocracia”.

Eso es lo hipotéticamente le ocurre a Toby Valderrama y con él, otros críticos nuevos del proceso como Giordani y Navarro (para nombrar los nuevos ídolos de la derecha venezolana que se frota con fruición las manos cada vez que éstos hablan o escriben contra el presidente Nicolás Maduro). Con soberbia despachan con desprecio a quienes les critican esa posición. Leamos esto: “…es una señal clara de que, amparada en el vacío ideológico, la falta de formación, la intolerancia a la crítica, ha prosperado una conducta fascista, gavillera, muy peligrosa. Es propio del fascismo aprovechar cualquier oportunidad para despachar la disidencia” http://www.aporrea.org/ideologia/a202927.html. Es decir, que quienes les cuestionan son (o somos) entonces ignorantes, intolerantes, fascistas, gavilleros, y peligrosos. Son ellos, (Valderrama, Giordani, Navarro y sus adláteres) los herederos de la verdad absoluta revolucionaria.

Nosotros, desde la perspectiva del pensamiento crítico también cuestionamos, errores, desviaciones o fallas de la revolución bolivariana, pero sin desenfocarnos del fondo del asunto.

Colocaré tres ejemplos que desde la perspectiva de Valderrama serían decisiones derechistas o socialdemócratas, sin comprender las realidades históricas o contextuales de las mismas. En 1.918, a finales de la primera guerra mundial, Vladimir Lenin (sería socialdemócrata cuando eso?) debió acceder a la firma del Tratado de Brest-Litovsk. “Lenin, para poder hacer frente al Ejército Blanco en la guerra civil, tuvo que ordenar la aceptación de las durísimas condiciones alemanas. Finalmente los bolcheviques consiguieron recuperar alguno de los territorios a los que habían tenido que renunciar en Brest-Litovsk. Ucrania destaca entre estas tierras reconquistadas. No obstante, la Rusia soviética tuvo que aceptar importantes pérdidas territoriales y el papel de “paria” en el concierto internacional”.

Por otra parte, en Venezuela el mismo Chávez tuvo que negociar con la burguesía venezolana (recordemos la reunión de Chávez-Cisneros previa al referéndum revocatorio de 2.004) para manejar de otra forma los obstáculos que ésta le colocaba, o cuando perdonó a los golpistas y reincorporó a los gerentes de PDVSA que previamente había “botado” en público, con pito y todo, en el 2.002. O el famoso método “CHAZ” (Chávez-Azpúrua, terrateniente venezolano) para solventar un problema puntual de rescate de tierras. 

Y por último (y por ahora), las recientes negociaciones durante varios meses entre el gobierno revolucionario de Cuba y el imperio norteamericano para tratar de manejar de otra manera las relaciones entre ambas sociedades enfrentadas y contradictorias desde hace 60 años. Desde la perspectiva crítica de Valderrama, entonces Lenin, Chávez y Castro serían socialdemócratas, entregados a la derecha o al capitalismo.

En Venezuela se está haciendo una revolución inédita (como todas) de manera pacífica, democrática y con los enemigos o adversarios encima puesto que el contexto histórico y sociopolítico no da para más. Eso debe entenderse y si no, nos estrellaremos. Chávez, Maduro y la dirigencia revolucionaria así lo han entendido y manejado, más allá de sus deseos particulares de avanzar más rápidamente. Se han cometido múltiples errores, desviaciones y fallas, pero en el camino hacia la transformación de la sociedad venezolana y más allá.

Gran parte del tiempo que estamos en estos medios deberíamos dedicarlo al combate contra la burguesía, la derecha y el imperio, pero también se hace necesario desmontar los argumentos de los “iluminados” como Valderrama para no profundizar en la confusión que pueden generar.

En alguna oportunidad yo le comentaba a antiguos camaradas de la izquierda “histórica” que la frustración personal y de allí su antipatía hacia Chávez, de parte de personajes como Teodoro, Pompeyo, Puerta Aponte, o Américo Martín, entre otros, es que ellos no lograron lo que Chávez si: un masivo apoyo popular a sus políticas socialistas. Ellos sentían que Chávez que no venía de la izquierda, sino de los cuarteles no se merecía eso. De allí su desprecio. Igual puede estar ocurriendo con Giordani, Navarro y Valderrama: piensan que Maduro, que no es intelectual, sino que viene de la clase obrera (en la que antes ellos soñaban como el sujeto de la revolución), no puede ser el líder ahora de la revolución bolivariana. Les recomiendo altamente que lean el libro de Néstor Francia llamado: “Antichavismo y estupidez ilustrada”. Tal vez les dé algunas luces para salir de su estupefacción.

Fuente: Aporrea.org

Facebook Comentarios