.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Opinión / Carlos Gutiérrez / ¡Ok Vladimir! Hablemos de los sobrinos Flores

Carlos Gutiérrez / ¡Ok Vladimir! Hablemos de los sobrinos Flores

… Y a mí tampoco me gusta escribir sobre los problemas privados que puedan padecer cada familia venezolana; debido a que es un asunto familiar que debe ser discutido y resueltos por ellos mismos.
 
Estimado Sr Vladimir Villegas; usted colabora con mantener en el tapete de la comunicación amarillista el tema de dos ciudadanos venezolanos que fueron apresados por el gobierno de EEUU en Haití, por estar presuntamente involucrados en una conspiración para trasportar drogas hacia el país norteño; ciudadanos que guardan familiaridad con la primera combatiente Cilia Flores, esposa del Presidente Nicolás Maduro. Pero la cuestión no es el hecho en sí; sino quienes son los involucrados; motivado a que si estos ciudadanos no tuvieran relación familiar con la pareja presidencial, su esfuerzo estaría enfocado en otros temas; es por ello que, su afán de revivir con insidia se asoma.
 
Sr Vladimir; para poder desenmascarar su obsesivo y perturbado criterio sobre el tema en cuestión, será necesario pasearse asolas por la estancia de su hogar viendo cada retrato de su familia y con un buen Té de Moringa para que vuelva a reflexionar sobre su posición. Le diré solo cinco elementos que lo han vuelto una especie de paparazzi ramplón. A seguir:
 
Primero Sr Vladimir; usted manifiesta que el gobierno “desde temprano han debido abordar el hecho y dar una explicación que desde el primer momento esperaba la opinión pública”. Pero, ¿Quién lo esperaba? ¡Yo no! Ese es un problema familiar, no es mi asunto. Principalmente, porque quien está involucrado directamente son dos ciudadanos que no son mi familia; porque de lo contrario me tendría que preocupar por todos los privados de libertad. Ahora bien; si usted se refiere a que como estos ciudadanos fueron aprehendidos por estar presuntamente involucrados en un hecho punible y por ser familia de la pareja presidencial, estos debieron anunciarlo ante el Mundo. Bueno, creo que de ser así, sería un deseo de tipo masoquismo comunicacional.
 
Hay que recordarle Sr Vladimir, que la Familia es un grupo de personas emparentadas entre sí; lo que lleva implícito los conceptos de parentesco y convivencia, aunque existan otros modos, como la adopción. Es el primer núcleo de organización en la sociedad y de ella se derivarán las costumbres y el desarrollo emocional de cada individuo. En cada hogar venezolano convivirá la tolerancia con los conflictos, colocando en su mayor sitial la resolución de sus problemas, el diálogo entre sus miembros. En Venezuela, lavar los trapos sucios en la casa es una frase popular, que hace entender que ningún vecino puede inmiscuirse en los asuntos de su contiguo.
 
Segundo Sr Vladimir; el hecho de que estos dos ciudadanos sean familiares de la pareja presidencial no quiere decir que deban ventilar sus asuntos privados ante la opinión pública; porque le recuerdo que nuestra Constitución garantiza la honorabilidad de cada ciudadano para así proteger su vida privada e intimidad (le recomiendo pasearse por el Artículo 60 de la CRBV, Sr Vladimir) esto quiere decir que, el problema por el que está pasando la familia Flores-Campo-De Freitas es un asunto de ellos y no de todos los venezolanos.
 
Le explico de manera pedagógica Sr Vladimir para que pueda entender con mayor facilidad y así no perderse en los galimatías de su propia impericia para la búsqueda de la erudición. La pareja presidencial no fueron quienes presuntamente cometieron el delito; por lo cual, ellos no deben involucrarse. Si los ciudadanos Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas son autores de un hecho punibles, serán ellos quienes deben ser debidamente procesados y no su familia, al menos que se demuestre en el transcurso de la investigación los contrario y; eso mi estimado Sr Vladimir, no se logró comprobar en el juicio express que le hicieron.
 
También manifiesta usted Sr Vladimir que “La decisión de un tribunal norteamericano de declarar como culpables del delito de narcotráfico a estos dos ciudadanos venezolanos, sobrinos de esta alta figura política, no amerita como respuesta el silencio oficial. Ese silencio es sencillamente escandaloso y totalmente contraproducente”. ¿Escandaloso y contraproducente porque no hay respuesta oficial? No lo creo. Quizás si es porque te refieres a que los condenados sean familia de una pareja presidencial, tengas un milímetro de razón; pero no tanto como para tomarlo de esa manera; porque de llegarlo a entender así, entonces estaríamos alimentando las versiones del morbosismo comunicacional; algo como tomarle foto a un cadáver que yace en el pavimento por un accidente de tránsito.
 
Tercero Sr Vladimir; aunque intentas desvincular del presunto hecho delictivo a la pareja presidencial, se te sigue viendo el bojote de la insidia para relacionar al Presidente Nicolás Maduro con el narcotráfico; ya que manifiesta que “ese silencio puede asociarse a complicidad o cuando menos solidaridad automática frente a un delito de la dimensión que tiene internacionalmente el narcotráfico”. Primeramente déjeme aclararle Sr Vladimir que, el “silencio oficial” como usted lo llama, fue un derecho de la pareja presidencial el no ventilar sus asuntos privados; ya eso se lo expliqué. Por otro lado, usted no debe dudar que hay una solidaridad automática entre la pareja presidencial y sus familiares porque de hecho lo debe haber, pero una cosa es la solidaridad entre familia y la otra es obstaculizar el procedimiento de una investigación penal. ¿Y qué podía usted esperar de la pareja presidencial cuando se le está señalando a un miembro de su familia que se encuentra presuntamente involucrado en un hecho punible? Pues entonces Sr Vladimir, le invito a visitar a cada familia que tenga un privado de libertad o condenado a haber si no se han solidarizado automáticamente con sus familiares detenidos y; el hecho de que se solidaricen, no quiere implicar que están asociados o son cómplices en las dimensiones del narcotráfico. Soy especialista en materia penal y eso lo vivo cada momento.
 
Cuarto Sr Vladimir, creo que usted se pierde en sus propias marañas de contradicciones al manifestar que “Perjudica seria (sic) peligrosamente a las instituciones encargadas de administrar la justicia en el país, que así como han pedido información oficial y públicamente a Estados Unidos sobre el caso del presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel, acusado de graves delitos asociados a la corrupción, deberían hacer lo mismo en relación a la condena de estos dos individuos, si es que no lo han hecho hasta ahora”. Ya que ni usted mismo sabe si el gobierno venezolano ha solicitado información; lo que deja ver su extremada desesperación en saber cómo buen paparazzi la vida privada de la pareja presidencial.
 
Quinto Sr Vladimir; causa lástima el que usted manifieste que “También le hace un daño terrible a la imagen internacional de Venezuela. No es fácil revertir la matriz que se ha pretendido crear en cuanto a que vivimos en un narco Estado”. Usted más que nadie sabe, que la Revolución Bolivariana de Venezuela ha sido una blanco de tantos ataques procurados y elaborados por los grandes poderes económicos para frenarla y exterminarla; y que el gobierno ha logrado desvirtuar tales infamias gracias a la política internacional implementada; lo cual ha permitido fortalecer los lazos de amistad en la comunidad internacional. El hecho de que Venezuela este en el MNOAL no es coincidencia Sr Vladimir.
 
En conclusión Sr Vladimir; si usted desea hablar de los asuntos privados de las familias; vuélvase un paparazzi y trate desde los arbustos tomarles fotos a todas las figuras públicas; de lo contrario entonces siga alimentando a la morbosidad comunicacional.  

Fuente: Aporrea

Facebook Comentarios
x

Check Also

Eleazar Díaz Rangel / Investigaciones pendientes

No es concha de ajo eso de presentar ocho proyectos de leyes para su estudio y aprobación en la Asamblea Nacional Constituyente, todas ellas ...