Home / Noticias / Opinión / Angel Manuitt / Ángel Manuitt / Constituyente y Reconstituyente.

Ángel Manuitt / Constituyente y Reconstituyente.

“El poder de infección de la corrupción es más letal que el de las pestes” Augusto Roa Bastos

Ante la guarimba judicial que opone el TSJ, CNE, FANB y Miraflores a la solución democrática de la grave situación del país, cada vez se hace más inmediata la convocatoria urgente de una Asamblea Nacional Constituyente que corrija con necesidad apremiante principalmente la corrupción y el secuestro del poder en Venezuela. No hay otra vía democrática y constitucional más expedita que permita atacar simultáneamente todos los sectores de la vida pública nacional, seriamente afectados y destruidos por este modelo fracasado que se dedicó a devastar hasta los más elementales valores y derechos de los venezolanos.

La Asamblea Constituyente permitiría ajustar el ordenamiento constitucional y trazaría el plan de país que rija el futuro, convirtiéndonos en una verdadera república en donde no dependamos de los caprichos de los gobernantes de turno, sino de un conjunto de normas que tiendan a la regulación de la conducta social, la producción, el bienestar, etc. a través de las leyes, acabando de una vez por todas con la improvisación y  los antojos de una reducida élite.

Una Constitución verdaderamente avanzada en donde todo el poder no se concentre en un solo hombre y sus acólitos, sino que exista una real independencia de poderes y de criterios y en donde se demuela de una vez por todas el caudillismo, el personalismo y las apetencias mesiánicas individuales.

Se regularía entre otras cosas urgentes, la participación de las Fuerzas Armadas como un brazo ejecutor político al servicio de un partido, la independencia del poder judicial con la obligatoriedad de los concursos para los jueces, la autonomía de las instituciones fundamentales del Estado, el respeto real por la propiedad privada, y la relegitimación de todos los poderes públicos de la nación: Fiscal General, Contralor, Defensor del Pueblo, Consejo Nacional Electoral, Tribunal Supremo de Justicia, Presidente de la República, Gobernadores, Alcaldes, etc., lo que permitiría una verdadera reconciliación política y que por fin el pueblo decida y escoja entre los modelos de gobierno y de país que se le presenten

Lamentablemente no parece haber voluntad entre los bandos que pugnan por hacerse del poder de espaldas a los anhelos de la población. Un sector se hace de todo lo que este a su alcance inclusive la corrupción, la fuerza bruta, la persecución, el hambre, el narcotráfico y una larga lista de etcéteras para mantenerse en el poder a cualquier costo y salvaguardar las grandes fortunas obtenidas producto del robo de los dineros públicos.

La otra iniciativa, denominada erróneamente oposición, pretende jugar al desgaste político de los actores del gobierno a costa del sacrificio inhumano de los venezolanos, para hacerse del poder en las mismas condiciones en que se encuentra actualmente, un vulgar quítate tú pa´ ponerme yo, como ha quedado suficientemente demostrado durante todos estos años, en donde las responsabilidades han sido compartidas, como se puede evidenciar en las gestiones gubernamentales en los espacios que ocupan los actores opositores en el país. En los espacios que gobierna la oposición no se ve un cambio sustancial en las políticas públicas, más de lo mismo como comúnmente se dice; Alcaldes y Gobernadores populistas que dan continuidad al odioso modelo del tipo chévere que abraza viejitas y se mete la mano en el bolsillo para regalarle alguito a los que se acercan a sus oficinas, para que se los agradezcan eternamente, como si se tratara de una limosna. No veo la diferencia en las gestiones de gobierno de unos y otros en los suministros de los servicios públicos, la calidad de las vialidades, los servicios de salud, la inseguridad, etc. Tan malas son las escuelas, las carreteras,  los hospitales, etc. en donde han gobernado los chavistas, que en donde han gobernado los de la MUD; tantos malandros hay en los estados y municipios donde gobierna el PSUV, como donde gobiernan los opositores; la calidad de las obras es igual de mala en donde están unos y otros, entonces el problema va más allá de simplemente sustituir nombres, el problema está en la estructura del país que obligue a los gobernantes y a los ciudadanos a hacerlo bien.

Por eso aunado al proceso constituyente, necesitamos una verdadera cruzada reconstituyente que devuelva a la sociedad sus condiciones de fortaleza moral y de valores éticos, en donde debemos participar cada uno de los ciudadanos en la vanguardia. Un esfuerzo denodado que permita reconstruir de las cenizas lo poco o mucho que nos queda con control absoluto y necesario de un sistema de justicia pulcro e independiente, que regule la conducta del hombre respecto a su sociedad.

Seguimos impulsando esta propuesta, y ojalá más temprano que tarde pueda haber una contrición de quienes se han hecho ilegítimamente de la representación popular y rectifiquen en favor de la gran mayoría de los venezolanos que no cree ya en ninguno de las dos pandillas, y que en las contiendas electorales vota por inercia, no en favor de una de las opciones, sino en contra de la otra. Es común oír en las calles que la gente vota por el PSUV para no votar por los adecos y viceversa, pero nadie cree realmente que uno de los dos pueda solucionar sus problemas, porque no se observa un desprendimiento real de las apetencias personales, por el contrario, se aprecia el hambre de poder y el “ahora me toca a mi”. Dios nos ampare.

 

Facebook Comentarios
x

Check Also

Eleazar Díaz Rangel / ¿Qué pasaba en PDVSA?

Caracas.- Resultaba inconcebible que habiendo tanta corrupción y graves manejos irregulares, sin ningún control, en el más alto nivel de la industria petrolera no ...