Home / Noticias / Patio Político / Venezuela debate sobre constituyente y elecciones

Venezuela debate sobre constituyente y elecciones

Dos opciones se contraponen para enfrentar los problemas económicos y sociales del país.

Con ausencia de Mesa de la Unidad se iniciaron las consultas para activar una Asamblea Constituyente

Caracas.- Dos opciones claramente contrapuestas se debaten para enfrentar la crisis económica, política y social que padece Venezuela: De un lado, una Asamblea Constituyente que le de un nuevo giro político al país y del otro un cronograma electoral en el que se definan las fechas para unas vencidas elecciones de gobernadores y alcaldes que concluyan en unas elecciones presidenciales.

En un aspecto coinciden ambos protagonistas de la polarización que afecta al país y es el hecho de que Venezuela padece una severa crisis económica que ha transcendido la crisis social y generado una polarización de tal magnitud que ha impedido que los dos actores fundamentales se sienten en una mesa a negociar salidas.

En la propuesta constituyente se han pronunciado factores del Gobierno a su favor, de allí que ha iniciado conversaciones con distintos sectores buscando ampliar su base de apoyo.

Del otro lado la Mesa de la Unidad, disidentes del chavismo, gremios profesionales y empresariales y figuras académicas han planteado la inviabilidad de la propuesta gubernamental y proponen que sea “el pueblo venezolano” quien con su voto decida cuál es el camino apropiado para salir de la crisis. Este debate se produce en un escenario de alta conflictividad social con manifestaciones en todo el país que ha dejado más de 40 fallecidos.

Elías Jaua

El presidente de la Comisión Presidencial en la primera reunión de consultas con los partidos políticos, en la que estuvo ausente, la Mesa de Unidad Democrática (MUD), hizo un llamado por la paz a los integrantes de ese sector mayoritario opositor “y que puedan sentarse en esa mesa a dialogar entre venezolanos como hermanos que somos. Tenemos profundas diferencias -agregó- pero estamos obligados a legarle a nuestros hijos una Venezuela en paz y el camino es el diálogo, desconocer el diálogo es la barbarie”, enfatizó.

En relación a una de las críticas fundamentales que se le ha hecho al decreto presidencial de la Constituyente, según la cual, los representantes serán escogidos por sectores afines al Gobierno, señaló que ellas serán unas elecciones “de carácter universal que se organizará por circuitos, como otras elecciones, y por tanto no contradice las normas constitucionales”.

Explicó que el proceso estará comprendido por dos circuitos, uno territorial que le corresponde al Consejo Nacional Electoral (CNE) organizarlo y uno sectorial donde participaran todos los trabajadores y empresa registradas en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

Jaua afirmó que el objetivo de la ANC es lograr un dialogo nacional para encontrar una solución a la crisis política del país, pues la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) abandonó la mesa de diálogo con intervención del Vaticano.

La Mesa de la Unidad

Tras negarse a asistir a la convocatoria del Gobierno para discutir el decreto de la Constituyente (2.830), la MUD emitió un documento en el que expresó que esa convocatoria es ilegítima e inconstitucional, dado que no es resultado de la consulta al pueblo de Venezuela, tal y como lo exigen los artículos 5 y 347 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Solo el pueblo puede decidir, mediante referendo, si quiere o no convocar a una constituyente y ningún Poder del Estado puede usurpar las funciones que le corresponden al pueblo.

Los Poderes que tienen la iniciativa de convocatoria, deberán obligatoriamente consultar al ciudadano a través de referendo. Además, lo que se plantea son “votaciones sectoriales y territoriales” controladas por el Gobierno. Con ello se pretende quebrar la universalidad del derecho al sufragio y desconocer el principio constitucional de “un elector un voto”.

Agrega el comunicado que esa fraudulenta propuesta no solo secuestra la soberanía popular, sino que además quiere imponerse con la represión al pueblo venezolano, que se mantiene en las calles en protestas pacíficas demandado soluciones efectivas y constitucional a la grave crisis por la que atraviesa el país.

Plantea la MUD que lo que venezolanos están demandando es el restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución de 1999, devolviendo al pueblo el ejercicio de su soberanía. Solo así, dentro de los mecanismos previstos en la Constitución, y a través de la Asamblea Nacional, la soberanía popular podrá decidir. Pues Venezuela no necesita cambiar de Constitución, sino cambiar de Gobierno como única salida a la crisis.

En debate de la Asamblea Nacional el día 9 de mayo declaró como “inconstitucional” Constituyente convocada por Nicolás Maduro.

Los disidentes

Un grupo de disidentes del chavismo emitieron un comunicado dirigido al CNE declarando que la convocatoria realizada por el Presidente Maduro es “Inconstitucional”.

Entre los firmantes del comunicado se encuentran importantes figuras que ocuparon importantes cargos durante el Gobierno de Hugo Chávez como Ana Elisa Osorio, Cliver Alcalá Cordones, Héctor Navarro, Gustavo Márquez, Esteban Emilio Monsonyi, Gonzalo Gómez y el comunicado lo encabezan Freddy Gutiérrez y Freddy Castillo.

Expresan en el comunicado que es una descarada desnaturalización de la figura de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) al convertirla en arma circunstancial de estrategia política de un grupo, irrespetando su carácter histórico.

Indican que las tragedias personales que viven los ciudadanos en cuanto a alimentación, salud, seguridad personal y social, no se resuelven con un debate constituyente. Asimismo señalan que las condiciones actuales del país, agravadas por el bloqueo permanente del Gobierno a las vías electorales previstas en la Constitución, configuran un factor totalmente contrario al espíritu de amplitud que caracteriza los momentos constituyentes.

Hildegar de Sansó

Resalta entre quienes han opinado sobre el decreto constituyente el artículo publicado en portales nacionales por la exmagistrada de la anterior Corte Suprema de Justicia, pero quien es suegra del embajador de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez.

Señala Sansó que ese decreto es “una puñalada en contra de los principios que erigiera la Constitución Bolivariana de 1999 y un ataque a la tranquilidad pública; contra el régimen vigente en el Estado; contra el ordenamiento jurídico que nos rige; y contra la actual Constitución”.

Uno se pregunta ¿cuál es la razón de una medida que en forma alguna puede dar beneficio al Estado? Solo se encuentra una respuesta en el artículo 349 cuando señala el carácter dictatorial, tiránico de las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente, ya que la norma establece que “los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente”. Se trata, en consecuencia, de eliminar la fuerza de los cinco poderes existentes en la Constitución para consagrar el predominio de un nuevo y único representado en la Asamblea Nacional Constituyente.

Luego de analizar la inconstitucionalidad del decreto concluye la ex magistrada preguntándose “¿Cuál podría ser la vía posible para detener esta fuerza arrolladora en contra de la Constitución? En nuestro criterio, solo el TSJ a través de su Sala Constitucional puede detenerla, operando en base a lo dispuesto en el artículo 335 y a las atribuciones enunciadas en el artículo 336”.

Fedecámaras y Conindustria

Tanto Fedecámaras como Conindustria coinciden en que los problemas que vive el país no se resuelven con una Constituyente. Para Fedecámaras “no es momento para una Constituyente. El país reclama soluciones a los problemas que aquejan a la población venezolana y que se profundizan, día a día, en desabastecimiento de alimentos, medicinas, inflación, pérdida del poder adquisitivo, inseguridad e inestabilidad política, social y económica. El Estado, más bien, debe estar dando respuesta a las exigencias de los ciudadanos”.

Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria, señaló que el país tiene problemas importantes que atender y que una Asamblea Constituyente no solventará ninguno.

Arengó que los venezolanos están pasando necesidades que no se solucionan modificando la Constitución y recordó que “antes Venezuela tenía 12 mil 700 empresas industriales activas. Hoy el número es menor de 4 mil. Hay una buena parte que no está trabajando. La encuesta de coyuntura de Coindustria recoge que más del 20% no tienen insumos con qué trabajar. El 80% está trabajando al 37% de su capacidad”.

Destacó que la vía para el cambio está en un cambio de modelo económico y político. Para el directivo, “este cambio solo será posible con elecciones. Tiene que haber elecciones libres, secretas y universales”, reiteró.

Fuente

Francisco Olivares

El Universal

Facebook Comentarios
x

Check Also

Otorgan medida de arresto domiciliario para el dirigente Carlos Graffe

Caracas.- El Tribunal Sexto en funciones de control militar de Carabobo otorgó la medida de arresto domiciliario para Carlos Graffe, dirigente político de Voluntad ...