Home / Habla la Calle / Niños en los barrios pasan el trabajo parejo

Niños en los barrios pasan el trabajo parejo

barrio-2_optLa Pedrera es un barrio, que se ubica en la parroquia Antímano, de Caracas. Considerado una zona de muy alto riego y que en el mes de noviembre del 2010, se hizo famoso por la sorpresiva visita del fallecido presidente Hugo Chávez Frías, quien personalmente les  prometió a los vecinos casas dignas, en lugares estables.  De las 2.700 familias que recibieron la promesa, 700 se mantienen a la espera de la vivienda prometida, en el sector que se sigue deslizando, en donde faltan los servicios públicos y le temen a la lluvia.barrio-3_opt

Atendiendo el llamado de los vecinos, un medio de comunicación nacional subió al cerro para conocer las inquietudes de sus pobladores. Los líderes comunitarios nos llevaron hasta el plan dos, en donde encontramos una vialidad destrozada,  restos de casas demolida llenas de culebras, ratas y perros callejeros,  que ahora están siendo invadidas. También encontramos familias, que aún viven en algunos destartalados trailers de latón.  Con el grabador en mano realizamos varias entrevistas. Allí nos encontramos a Carlitos (nombre ficticio),  un niño de seis años, que según las cuentas estaba en el vientre de su madre, el día que Chávez visito su comunidad.

-Yo quiero hablar, con los periodistas

-¿Quieres declarar? ¿Quieres una entrevista? De acuerdo. Habla

-Pero prenda el grabador, entonces, como hizo con la gente grande.

Así comenzó la entrevista solicitada por este pequeño,  habitante del barrio La Pedrera.

-“A mí no me gusta mi casa, es fea, huele mal. Cuando llueve se mete al agua por todos lados. Toda mi familia duerme en un solo cuarto, nunca hay agua, tampoco comida”, nos dijo.

“Carlitos”, junto a su mamá, sus hermanos menores, tíos, primos y su abuela, viven en uno de esos destartalados trailers, que las autoridades habían asegurado ya no existían.

-“Anoche no comí nada, nos acostamos sin comer. Hoy (ya eran cerca de las 11 de la mañana), tampoco he comido. Mi tía me dijo que nos darían pan con café negro, que nos mandó mi abuela del puesto de teléfono en donde trabaja, allá abajo en la plaza. A mí y a mis primos nos dan mucha arepita y empanaditas, cuando consiguen harina. Me gusta el pollo, pero en la casa tienen mucho tiempo que no cocinan eso, tampoco carne”, dijo “Carlitos”, cuya historia es la misma historia de muchos de los niños de la barriada.

Vivir en la pobreza

Silvia González, tiene 18 años y es madre de un bebé de 8 meses. Es la tía de “Carlitos”, y encargada de cuidar a los niños de la casa mientras que sus hermanas y su mamá trabajan.

“En total somos 14 personas las que vivimos en este trailers desde hace varios años, hay un solo cuarto, con dos camas. En cada cama duermen seis personas, yo con mi bebé me acuesto en una colchoneta en el piso. Mi mamá tiene una puesto de alquiler de teléfonos en los alrededores de la iglesia de Antimano, ella es la que me ayuda a mantener el niño, ya que el papá nos abandonó”.

Además del cuarto, atiborrado de cachivaches y ropa guindada por todas partes, la precaria estructura que sirve como vivienda a la familia, tiene un espacio en donde hay vieja  cocina, no tienen nevera. Una deteriorada cortina de plástico, divide este espacio de  un antihigiénico baño, de donde salen olores nauseabundos, resultado de la falta de agua por más de 8 días.

Cuando se puede lograr comprar algo de comida, le damos prioridad a los niños, muchas veces los adultos no comemos nada. Mi hijo toma leche de vez en cuando,  estamos en pobreza crítica, pero no logramos ningún tipo de ayuda gubernamental, y casi perdimos la esperanza de poder vivir en la casa digna que nos prometieron”, dijo González

Daniel Martínez, es otro vecino que tiene 29 años en el barrio. Hace 19 años vive  en unos de los incómodos trailers, con sus dos hijas, esposa y suegra.  “Nuestra vida es muy triste aquí, los servicios públicos como son el transporte, el agua potable, la  vialidad y seguridad son un desastre. A toda esta tragedia, se nos suma ahora el problema de la falta de alimentos, recibimos una bolsa de comida por familia con pocos productos cada 53 días, cuando llegan. Aquí la gente está pasando hambre parejo “.barrio-1_opt

El chavista escuálido

Efraín Ortiz, es vocero de la comuna Emprender  la Patria  y del consejo comunal Virgen del Valle. Fue uno de los vecinos que recibió al comandante Chávez el 1 de diciembre del  2010,  cuando visito el barrio La Pedrera. Se declara chavista, de corazón y convicción, apoya el proyecto revolucionario originario, pero considera que se han desvirtuado los caminos.

En la puerta de su casa, encontramos una gran afiche del “Comandante Eterno”, además una de las paredes de la vivienda se encuentra tapizada con fotos e informaciones de Chávez. Su casa es  es una de las que se encuentra en alto riesgo,  presenta grietas y hundimiento de terreno.

“Desde el momento que Chávez nos visitó,  de las 2.700 familias censadas, todavía 717 esperamos por las viviendas. Nos organizarnos, pero ya llevamos seis años de lucha para que se cumplan las instrucciones que realizó el presidente en su momento, pero después de su muerte lo que hemos recibido es puro engaño”, aseguró Ortiz.

Dijo que Chávez había encargado al alcalde del municipio Libertador,  Jorge Rodriguez,  la  jefe de Gobierno del Distrito Capital, Jacqueline Faria, así como al ministro de Vivienda Ricardo Molina y  los representantes de los ministerios de Interior y Justicia  además de  Defensa, para que organizarán todo el desalojo. En su orden  Chávez,  también había señalado que desde la Vicepresidencia de la República, se le debía ofrecer el debido seguimiento al caso.

Señala que en busca de respuesta, han acudido infinidad de veces hasta los organismos del Gobierno, especialmente al ministerio de la Vivienda y han realizado varias manifestaciones callejeras.

“Las órdenes de Chávez no se cumplieron, de hecho aquí tenemos tres años,  el mismo tiempo de tiene  Chávez de fallecido, que aquí no sube ningún funcionario del Gobierno. Cuando las autoridades me ven encabezado las manifestaciones, me dicen que soy un escuálido. No soy escuálido,  yo soy un chavista crítico y así como apoyo los programas sociales que buscan mejorar la calidad de la gente pobre, también denuncio las cosas malas y aquí en La Pedrera nos dejaron en el olvido”, dijo Ortiz.

Señaló  que la situación que padecen en su sector, es mucho más crítica en la parte alta en donde cada día se observa más invasiones. “Yo siempre veo el programa,  Con el mazo dando,  que dirige Diosdado Cabello, allí hay una segmento que se llama Por aquí paso Chávez, donde señalan los resultados positivos de los programas del Comandante y mande un mensaje por las redes señalando que aquí en La Pedrera, todavía nos tienen esperando, que nos tienen engañados nadie me dio respuesta”.

Aseguro que el barrio, en donde prevalecía el apoyo al Gobierno de Chávez, cada día crece más el descontento popular y que esperan cambios radicales en el país. “El chavismo originario se está perdiendo, aquí ya no se trabaja para el pueblo, no se está haciendo nada por los pobres. Chávez me dio una orden, me dijo vota por Nicolás Maduro, pero ahora estamos viendo que todo se ha desvirtuado”.

Dijo Ortíz que las personas más afectadas en todo este proceso son los niños “aquí en el barrio, hay  muchos niños no van a la escuela, sus padres no tienen ni para darle para el pasaje, menos para comprarles la comida y no hay ninguna autoridad que los ayude, a ellos principalmente se les violan todos sus derechos”.

Fuente

http://elestimulo.com/

Facebook Comentarios
x

Check Also

En las colas se les va la vida a los guariqueños

San Juan de los Morros.-  En un recorrido por la capital guariqueña se evidencian las largas colas que hacen los ciudadanos a las afueras ...