Home / Noticias / Nacionales / Más fácil conseguir una aguja en un pajar que un repuesto de carro en un local

Más fácil conseguir una aguja en un pajar que un repuesto de carro en un local

taller mecanico

Cortesía de: Efectococuyo.com

Juan Freites tiene cuatro meses con su carro estacionado.  Para que funcione bien requiere un cambio de la base de motor. Pero en el taller mecánico no lo tienen. “Me  dijeron que me lo van a conseguir, pero más caro. Estoy esperando. Ojalá lo pueda pagar, porque todo está muy difícil”.

El desperfecto del carro de Ana Contreras es, en apariencia, más sencillo resolver: un caucho dañado.  En diciembre del año pasado uno le costó Bs. 6 mil.  En mayo pasado le salió en Bs. 15 mil.  Aún así, dice, no lo pensó dos veces para pagarlo. “Por lo menos estoy agradecida, porque lo conseguí”. José Herrera tiene su vehículo en el estacionamiento de su casa desde hace más de un año, porque en los talleres no hay sensores de encendido para repararlo. “Ahí se irá a quedar, porque no tengo para pagarlo más caro”.

Los casos de Juan, Ana y José pueden ilustrar  lo que se vive en los talleres mecánicos: por un lado la escasez, y por otro –en consecuencia-, el aumento de los precios. Los encargados de cuatro comercios consultados coinciden en señalar que el problema se agrava cada vez más.

“El desabastecimiento es muy fuerte. No tenemos gas de refrigerante, ni frenos, nada. Ni siquiera tenemos cauchos”, dice Filipo Campis, del local Autofrenos San Ignacio.  En un taller Renault de Caracas, el inventario de repuestos  está en falla desde al año pasado. “No tenemos nada para reparar tren delantero, no podemos cambiar correas de tiempo. Nos hemos visto en la obligación de decirles a los clientes que no podemos ayudarles”, asegura José Pérez, encargado de ese comercio.

La encargada de otra tienda de la zona reitera: “Desde hace un año y medio ya veníamos grave, pero siempre se encontraban los repuestos. Pero desde que comenzó 2015 ha sido horrible. Hay revendedores y uno tiene la tentación de comprarles. Los precios cambian de un día a otro. La distorsión en brutal”.

Ella, que prefiere no ser identificada,  aporta estas cifras para ejemplificar la crisis: “Un proveedor nos estaba vendiendo una pintura en Bs. 3 mil 300 y dos días después nos  dijo que eran Bs. 11 mil 500. Eso sin la mano de obra y sin los demás insumos.  Unos amortiguadores baratos costaban en enero Bs. 2 mil 500 y ahora están en Bs. 6 mil 500.  Una pastilla de freno que enero salía en Bs. 2 mil 500, ahora están en casi 6 mil”.

Los precios en la tienda Autofrenos San Ignacio son diferentes, pero también  refieren el incremento: un caucho costaba Bs. 2 mil y ahora está entre Bs. 8 mil y 10  mil.  Una pastilla de freno está cerca de Bs. 14 mil y eso no pasaba de Bs. 3 mil  el año pasado. Un compresor de aire acondicionado costaba hace un año Bs.  12 mil y Bs. 15 mil, y ahora puede llegar a Bs. 60 mil.

Filipo, el encargado de esa tienda, dice que el aumento de los precios es producto de la escasez. Es ese taller, como en los demás consultados, coinciden en que, pese a los déficit, siguen trabajando.  Y explican que, cuando se ven obligados a comprar los artículos más caros, no les queda más remedio que aumentar el precio del servicio.

“Lo lamentable es que el afectado es el cliente. Nosotros, así el repuesto salga más caro, seguimos teniendo 30% de ganancia como establece la ley”.

Bachaqueo de repuestos 

Cuando en los locales no hay algún repuesto, lo que suelen hacer los encargados es sugerirles a los clientes que lo busquen por su cuenta. “Generalmente van a la página mercadolibre.com, donde les sale igualmente costoso. La gente se debate entre dejar el carro parado o pagar los montos altísimos”, sostiene Pérez.

La vendedora que prefiere el anonimato asegura que, “la mayoría de las veces”, esa gente compra los repuestos fuera del país y los vende más caro. “Nosotros como tienda no podemos comprarles a ellos, a menos que tengan facturas legales; de lo contrario, no nos  reconocen eso en nuestra estructura de costos, y estaríamos perdiendo. Y podríamos ser multados”.

El control, la piedra de tranca

Algunos  comerciantes no logran ganarle a la escasez y el aumento de costos. La afectación del sector es tal que han cerrado cerca de 3 mil puntos de ventas en el país (lo que representa 30% del total), según  reportó la Cámara Nacional de Comercio  de Autopartes (Canidra) en mayo de 2015.

Las  cuentas de la Cámara Nacional de Talleres Mecánicos (Canatame) indican que 42 talleres han tenido que cerrar, por lo que se han visto afectados 20 mil trabajadores.  “Un taller debe tener una alta rotación de vehículos para cubrir costos operativos; pero la facturación del taller va cayendo por la falta de repuestos, y no vemos solución a corto plazo”, aseveró José Manuel González, presidente de Canatame, en mayo pasado. Dijo que un carro que antes podía repararse en un día, ahora puede estar estacionado, al menos, una semana.

El problema se deriva del control de cambio, coinciden los voceros del gremio. “El sector tiene ocho meses sin recibir divisas. Incluso de la subasta 10 de Sicad, de marzo de 2014, aún no se les ha pagado a algunos proveedores (…) no se puede importar a dólar libre porque la ley de precios justos no les permite trasladar los costos al consumidor”,  asegura  José Cinnirella, presidente de Canidra.

La directora ejecutiva de Canatame, Carla Pellegrino, afirma que el ente se encuentra monitoreando la situación, para luego solicitar encuentros con el Ejecutivo. “Hay en el país cinco millones de vehículos, cada uno necesita de 20 a 40 mil autopartes, de allí lo crítico de la coyuntura que vivimos y que necesitamos que las autoridades entiendan”, precisa Cinnirella.

Erick Lezama A./@Ericklezama1

Fuente: Efectococuyo.com

Facebook Comentarios
x

Check Also

Borges: Negociación es para lograr canal humanitario de alimentos y medicinas

Caracas.- El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, resaltó que la agenda de la oposición en la negociación con el Gobierno nacional en ...