.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Nacionales / El periodismo está entre
las profesiones más peligrosas

El periodismo está entre
las profesiones más peligrosas

PeriodismoAunque el aumento de la inseguridad ha puesto como peligrosa casi cualquier profesión, hay tres que, debido a su particular exposición a determinados factores y a los momentos por los que está pasando Venezuela, son de particular riesgo

En su informe anual, publicado el 1° de enero, el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) concluyó que Venezuela “cerró 2014 como el segundo país con más homicidios en el mundo”, con 24.980 fallecidos, víctimas del hampa, y una tasa de 82 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, superado sólo por Honduras (104 homicidios por cada 100.000 habitantes). Igualmente reportan un aumento en los casos de secuestro y extorsión, un crimen que pasó de ser un problema de las clases sociales más pudientes a afectar principalmente a la clase media y trabajadores. “La extorsión a los transportistas, comerciantes y constructores por grupos violentos que exigen un pago regular para permitir la actividad se ha generalizado a los medianos y pequeños actores económicos”, según el informe.

De acuerdo con esas cifras, se podría concluir con que cualquier labor que se desempeñe en el país constituye un riesgo, sea un empleado público o del sector privado, de alto o bajo nivel económico; o si se es actriz o diputado, según los dos homicidios más resaltantes del 2014. Sin embargo, dada la coyuntura en la que se encuentra Venezuela, hay tres profesiones que son de particular riesgo para quienes decidieron practicarla.

Funcionarios policiales

“Tradicionalmente, uno diría que una de las profesiones más peligrosas es la de funcionario policial, sobre todo el que se dedica a funciones de investigación criminal”, explica a 6to Poder el criminólogo y experto en seguridad Javier Gorriño. “Y dependiendo también del área. La gente dice que el investigador de homicidios se enfrenta a diferentes tipologías de delincuentes, incluso a personas que no son delincuentes. Una persona que mata a su esposa por celos no es un delincuente peligroso, a pesar de que ya cometió el homicidio. Luego está el atracador, el secuestrador, el estafador”.

Las cifras oficiales le dan la razón: sólo en la Gran Caracas, 132 funcionarios de distintos cuerpos policiales perdieron la vida a manos del hampa en 2014, 32% más que en 2013. En muchos casos se trata de venganza por parte de los mismos delincuentes, por haber detenido a compañeros o, en casos recientes, para despojar al funcionario de su arma.

A eso se le une, continúa Gorriño, el aumento de la impunidad en los crímenes. “Tradicionalmente en Venezuela, quizá los casos de más rápida investigación y en los que los funcionarios actuaban más rápidamente es cuando mataban a un funcionario policial. En cuestión de semanas se descubría al culpable, porque ese era un muro de contención contra el hampa, y cuando se violaba ese muro ya estaban de tú a tú con la ciudadanía. Entonces, muchas veces las investigaciones llegaban a feliz término en cuestión de días o semanas. Hoy día se ha visto tanta impunidad cuando matan a los policías que ya pasan a ser cifras del hampa. Recuerda que hace poco murieron policías en Nueva York, y hasta el vicepresidente de los Estados Unidos tomó la palabra en los funerales. Aquí ya ya ni siquiera son noticia de primera plana, sino ‘otro funcionario muerto, y ya no se ve la respuesta de la justicia, se ven enfrentamientos. Antes, el delincuente que ya había matado a un policía ya sabía que todo el mundo lo iba a buscar, y entonces había un anticipo de un homicidio. Hoy en día no, hoy en día matar a un policía es algo que da un poco más de cartel (liderazgo) dentro de la banda, porque los pasivos los convierten en más feroces. ‘Tú has matado a diez, yo he matado a nueve, pero yo he matado a un policía’. Eso, acompañado de la altísima impunidad, ha hecho que aumente la muerte de policías”.

Esto viene con la invariable pérdida de moral en los cuerpos policiales, según detalló el OVV en 2014. “Hay un abandono de la carrera policial por muchos funcionarios honestos que opinan que no tienen ni la remuneración ni el respeto que su profesión merece”, dice el director del OVV, Roberto Briceño León, en su informe. Muchos optan por ir al sector privado, cuidando funcionarios u otro personal de alto nivel, que al menos les ofrecen mayor remuneración, cuando no menos riesgo.

Transportistas

La escasez de alimentos en el país, las condiciones de las vías y las exigencias laborales han resultado en una combinación que pone en grave peligro a los que se dedican al transporte de alimentos. Aún resuena para muchos un caso ocurrido en septiembre de 2013, cuando un conductor de nombre Carlos Javier Amaya chocó su gandola contra el arco de control de altura del distribuidor Los Ruices, mientras transportaba carne. Inmediatamente, un grupo de personas comenzó a saquear el contenido de la gandola, mientras Amaya moría por asfixia, por el peso del techo de la cabina.

Los camioneros ya no quieren transportar alimentos, lo que ha hecho que el número de entregas baje aproximadamente 30% con respecto al año pasado, según cifras de varios gremios de transportistas. Tampoco pueden conducir de noche, dada la inseguridad, y los que aún se atreven a llevar la carga tienen el problema adicional de la escasez de repuestos. Pero Gorriño explica que el problema mayor es que los transportistas son sólo personas que quieren ganar un poco más, a costa de su seguridad personal. “Evidentemente, si no se tiene todos los sentidos en un momento determinado con lo que se está haciendo, se corre mucho riesgo”, dijo. “¿Por qué ocurre la mayoría de los accidentes de tránsito? Son choferes cansados, que muchas veces le han exigido mucho más a su cuerpo, porque se han trasladado de noche, porque les garantiza un poquito más de dinero, y hacen jornadas demasiado largas que le dan demasiado sueño. Todos esos elementos condicionan esos reflejos, y por eso se puede convertir en una opción peligrosa. Fuera de los riesgos que tiene hoy en día, por la inseguridad, el transportista, el taxista, el conductor de camioneticas, pueden ser víctimas de robo”.

Periodistas

En un mundo lleno de conflictos, los periodistas corren muchos riesgos con tal de llevar la historia a su público. Según la organización Reporteros Sin Fronteras, en 2014 sesenta y seis periodistas fueron asesinados en el mundo, 119 secuestrados, 178 encarcelados, 853 detenidos, 1.846 amenazados o agredidos, y 139 debieron exiliarse. Aunque el número de periodistas asesinados descendió (en 2013 fueron 71), RSF destaca que la violencia contra la prensa “se ha transformado”, los asesinatos se cometen “con mayor barbarie”, se “instrumentalizan” con fines de propaganda, y “los secuestros aumentan considerablemente con el objetivo de quienes los perpetran, de impedir que exista una información independiente y de disuadir las miradas exteriores”.

“En todas partes, cuando se dice que el periodista tiene riesgo, es porque denuncia a la gente vinculada al narcotráfico, y aquí hay uno que otro caso”, dice Gorriño. “Pero muchas veces el riesgo del periodista está vinculado más a factores políticos que a factores del hampa común. Aquí ha habido muy pocos casos de periodistas que han sido ajusticiados por alguna noticia vinculada al narcotráfico o a alguna organización delictiva. Sin embargo ha habido muchos golpeados en la calle porque trabajan en tal canal de televisión o en tal cadena de noticias, y son golpeados en la calle, agredidos”.

De hecho, en la lista RSF de cinco países con más periodistas amenazados o agredidos, Venezuela está en segundo lugar con 134 casos, solamente detrás de Ucrania, que tuvo 215. “Este año diversos países fueron escenario de manifestaciones, en ocasiones muy violentas, en las que numerosos periodistas fueron agredidos, incluso golpeados por los manifestantes o las fuerzas del orden. En Venezuela, 62% de las agresiones a periodistas durante las protestas masivas fueron cometidas por la Guardia Nacional Bolivariana”, afirma RSF.

Igualmente, la organización destaca que Venezuela ocupa el quinto país con mayor número de periodistas detenidos (34), detrás de Ucrania, Egipto, Irán y Nepal. “Las detenciones son ataques contra la libertad de información cuya gravedad no puede compararse a la de los asesinatos o secuestros prolongados”, constituyen “obstáculos” para el trabajo de los periodistas y, en ocasiones, intimidaciones violentas e inadmisibles”.

Fuente: www.6topoder.com

Por Juan Carlo Rodríguez

Facebook Comentarios
x

Check Also

William Saab: Ocho gerentes de Pdvsa dañaron funcionamiento de Petrozamora

El fiscal general de la República, Tarek William Saab, adelantó que se les acusa de “tráfico ilícito de material estratégico con circunstancias agravantes, asociación ...