Home / Noticias / Nacionales / Ecoanalítica: No todo es el precio, también existe la producción.

Ecoanalítica: No todo es el precio, también existe la producción.

Desde hace aproximadamente un año el precio de los principales marcadores internacionales del petróleo empezó una senda declinante. Esto ha afectado el precio de la cesta petrolera venezolana (CPV) y las finanzas de la principal industria del país. No obstante, existen otros factores a los cuales se les debe prestar atención, pues también afectan los ingresos en divisas de Venezuela.

petroleo

No todo es el precio: también existe la producción

Si bien la producción petrolera venezolana ha mantenido una tendencia declinante desde hace algunos años, en 2016 la tendencia parece haberse acelerado. Según las cifras que PDVSA reporta a la OPEP, después de haber alcanzado un máximo de 3,20 millones de barriles diarios (mb/d) en septiembre de 2008, la producción de crudo empezó a declinar y ya para diciembre de 2015 había perdido 628.000 barriles diarios, cerrando el año pasado con un nivel de 2,57 mb/d. No obstante, desde ese punto, la producción ha perdido 242 kb/d en 2016 y en el mes de agosto cayó 27 kb/d, ubicándose en 2,33 mb/d.

Al observar la serie histórica, hay caídas intermensuales más drásticas. Por ejemplo: en agosto de 2009, la producción declinó 578 kb/d en un solo mes debido a los recortes de la OPEP, pero se recuperó totalmente al mes siguiente. Sin embargo, ésta que hemos referido es la caída intermensual continua más larga que se haya observado, pues acumula doce meses de contracción de la producción y su ritmo parece estarse acelerándose. Y, aunque el precio del crudo se ha recuperado después de los niveles mínimos de enero, nuestro país no ha podido beneficiarse de tal subida porque su efecto ha sido anulado por la disminución de la producción.

¿Cuáles son las razones?

Por primera vez, desde 2009, la producción de la Faja Petrolífera del Orinoco (FPO) también parece estar disminuyendo. Según el informe de gestión de PDVSA de 2015, la producción de ese años de la FPO fue de 1,44 mb/d, prácticamente el mismo nivel de 2014 (1,43 mb/d). La producción de la FPO había venido aumentando sostenidamente, contrarrestando la caída natural en los bloques de Oriente y Occidente, pero en 2016 esto parece haber cambiado.

Según algunos analistas, la causa de la disminución de la producción es multifactorial. La falta de mantenimiento de los pozos, la mala gestión de la compresión de gas (que resulta en una presurización inadecuada), el aumento de la quema de gas, además de una mayor demanda de gas para producción termoeléctrica, han hecho que baje el nivel de gas reinyectado en los pozos y, por ende, de la productividad. Asimismo, la escasez de diluyente, fundamental para el petróleo extrapesado de la FPO, por las restricciones de flujo de caja de PDVSA y la disminución de la producción de crudos livianos de Occidente, han limitado la producción de la FPO. A eso se le suma la política de “no pago” a los proveedores de servicios de la industria, cuyo epítome fue la retirada de Schlumberger y Halliburton.

Cada vez más castigados

Otro factor a tener en cuenta es el diferencial entre el precio del crudo venezolano y el de los marcadores internacionales, como el Brent. Este descuento tiene dos formas de verse: una en valor absoluto (en dólares) y otra de manera proporcional (en porcentajes).

En lo que va de año, el descuento en términos absolutos de la CPV respecto al Brent promedia 10 dólares por barril, por encima del promedio de 9 dólares del año pasado. Y esta brecha ha llegado a ser de apenas 1 US$, como sucedió a finales de 2011 y a mitad de 2013. Entonces, ¿por qué, ahora que los precios están bajos, la brecha no es menor para así percibir los mayores ingresos posibles? Sucede que entre más liviano y de mejor calidad sea nuestro crudo, menor será el descuento con la cesta de referencia. No obstante, a medida que el precio baja la diferencia en términos absolutos amplía, lo que puede estar indicando que la calidad de nuestro crudo está disminuyendo.

Ahora bien, desde el punto de vista proporcional, el descuento del precio de la CPV está ampliándose mucho más. Resulta mucho mayor el peso del descuento de 10 dólares por barril a un precio de 40 que en uno de 100. Por eso Venezuela es castigada con mayor fuerza cada vez que el precio cae. Y este año el descuento sobre el Brent alcanzó 27,9%, el más alto desde 2010, y promedia 23,0%.

¿Cuánto hemos dejado de percibir?

Una breve revisión de las metas de producción del Plan Siembra Petrolera de PDVSA permite ver cuánto hemos dejado de percibir.

Tomemos el plan más reciente. No el de 2006 a 2012 (que decía que para 2012 debíamos estar montados en una producción de 5,80 mb/d), sino el que abarca desde 2014 hasta 2019, veremos que para 2014 la producción de crudo debió ser de 3,00 mb/d y que para 2016 se proyectaba una producción de 3,40 mb/d. Con esos números, se calculaba que las exportaciones iban a ubicarse en 2,46 mb/d y 2,54 mb/d, respectivamente. Todo esto quiere decir que sólo el año pasado, con una cesta que promedió 44,8 dólares por barril, Venezuela dejó de percibir 9.636 millones de dólares.

Si proyectamos la producción para los próximos años, según la tendencia actual, y la comparamos con la calculada en el Plan Siembra Petrolera, en promedio, la producción local está 747 kb/d por debajo de lo proyectado en los últimos años.

 

Si la caída en la producción implicara una caída de las exportaciones en igual proporción, significaría que PDVSA ha dejado de percibir 1.346 millones de dólares por concepto de ventas de petróleo durante los primeros ocho meses de 2016. Si hubiera mantenido su producción estable, se habría percibido por concepto de exportaciones 14.676 millones dólares y no sólo 13.329 millones, como estimamos.

Pero las caídas de la producción no se traducen en disminuciones idénticas de exportaciones generadoras de caja. En vista de que PDVSA está redirigiendo sus ventas a países con los cuales no tiene acuerdos en detrimento de los otros, las exportaciones generadoras de caja pueden mantenerse o incluso aumentar aunque la producción esté cayendo.

Se conoció que el Gobierno negoció con China un aplazamiento de los pagos que realiza con exportaciones de crudo para el pago del servicio de la deuda del Fondo Chino, en un intento por ampliar sus ingresos en divisas.

Algo hay que hacer

En su momento, la noticia de la designación de Eulogio Del Pino fue recibida como una señal positiva, puesto que durante años había sido el encargado de mantener el nivel de la producción petrolera para el exministro Rafael Ramírez. Sin embargo, desde su designación en agosto de 2015, la producción ha caído 318.000 barriles por día.

La industria nacional vive un momento muy difícil. Y si la situación de deterioro actual continúa, no habrá precio del petróleo que nos salve de la debacle, por muy elevado que este sea. Es imposible alcanzar las metas inverosímiles de los planes de siembra petrolera, pero podemos afirmar que es imperativo recuperar y estabilizar la producción de crudo.

Estimamos que el precio del crudo promedie este año los 34 dólares por barril y que la producción esté en torno a 2,58 mb/d, lo que configura unos ingresos de 32.018 millones de dólares. Sin embargo, si la situación empeora, es probable que este recorte resulte conservador.

Fuente: Prodavinci / Asdrúbal Oliveros y Pilar Navarro

Facebook Comentarios
x

Check Also

Venezuela exige la liberación de la agrupación musical Los Guaraguao

Caracas.- Representantes del Gobierno de Venezuela han manifestado su rotundo rechazo a la detención de los integrantes de la agrupación musical venezolana Los Guaraguao, ...