Home / Gente de mi pueblo / Los Uniformes de la benemérita discordia

Los Uniformes de la benemérita discordia

 

***Las anécdotas son cuentos cortos de hechos reales y verídicos que dejan traslucir la realidad de una comunidad determinada. Tratan de narrar hechos interesantes y entretenidos de manera jocosa que transmiten una enseñanza***

banda Gomez_opt

Existen anécdotas interesantísimas que aunque no son famosas, relatan la veracidad de un momento histórico y fotografían fiel y exacta la idiosincrasia de una sociedad. Se cuenta por boca del Sr. Miguel R. Utrera que el General Gómez gustaba proteger o “apadrinar” todas aquellas iniciativas o personas que, después de estar condicionalmente con su régimen, le presentaran aptitudes que representaran el desarrollo de la sociedad.

Es así como un día en que Juan Vicente Gómez visitaba al poblado de San Juan Bautista de los Morros uno de los sanjuaneros notables contrata los servicios de una pequeña orquesta de la vecina localidad de San Sebastián para que amenizara el agasajo ofrecido al general.

El desempeño musical de la orquesta les logró palabras de aliento y felicitaciones del mismísimo General Gómez, quien les dijo que personalmente les ayudaría en lo que ellos tuvieran a bien pedirle.

Dicha orquesta era dirigida por el Prof. Díaz, quien al escuchar el ofrecimiento, ni corto, ni perezoso, le exclamó al benemérito general la necesidad de sustituir los instrumentos por otros nuevos; Gómez les prometió los instrumentos pero en un inusitado ataque de gentileza también les prometió un uniforme especial que distinguiera a los miembros de la orquesta, según al propio gusto de la orquesta.

La orquesta animada escogió el estilo y las especificaciones del uniforme e inmediatamente se les asignó el trabajo a una renombrada casa de confección de Maracay. Unos cuantos meses después llegó la dotación prometida de instrumentos y uniformes, con un solo detalle adverso, que dejaría atónitos a los integrantes de la banda musical.

Los uniformes que llegaron no eran los diseñados por los músicos, no eran los acordados, sino que enviaron un lote de uniformes de banda militar de tropa; en un primer momento se creyó que había sido un error, lo cual se desvirtúo pues cada uniforme traía el nombre y la talla del músico.

Se consultó a la de Casa de Confección, quien expuso que así se los había encargado el Comando de la respectiva Guarnición.

La orquesta de inmediato se dividió en dos bandos, los que querían aceptar los uniformes y dejar las cosas así, usándolos, y aquellos que indignados querían devolver los uniformes en cuestión, desairando así al General Juan Vicente Gómez. El director quien se había mantenido silente durante todo el evento, en tono socarrón les increpó:   “Mejor dejamos las cosas como están, pues si devolvemos estos uniformes a lo mejor nos los cambian por unos de marineros o pero aun por uno de presos del palenque…”

Con esa expresión, en forma zamarra, puso fin al conflicto de opiniones encontradas de los miembros de la banda, “aunque la procesión iría por dentro”. Posteriormente se regó la especie que por un regalo espontáneo del Presidente de la República la orquesta se desmembró hasta desaparecer. Son cosas que pasan.

Escrito por: Prof. Andrés Scott Peña.

Facebook Comentarios
x

Check Also

Fernando Rodríguez: El cronista de Ortiz

Ortiz.- Nicanor Fernando Rodríguez Mirabal es el cronista oficial del municipio Ortiz, nativo de San Juan de los Morros, sin embrago se considera 100% ...