Home / Habla la Calle / Las cuentas no dan: Los CLAP solo podrán atender a 10% de las familias

Las cuentas no dan: Los CLAP solo podrán atender a 10% de las familias

rsz_clapConsejos comunales denuncian que no han sido incorporados a los CLAP a pesar de estar legalmente conformados y que la discriminación por razones políticas es el verdadero pan de cada día

Las cuentas no están cuadrando. A la disminución en la cantidad de productos regulados en comercios y supermercados hay que restarle 50% de los alimentos esenciales de la cesta básica que no llegarán a los anaqueles porque serán distribuidos por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, conocidos como CLAP, según informaron el vicepresidente de la República, Aristóbulo Istúriz y el directivo de esta instancia de organización, Freddy Bernal. El vicepresidente inicialmente declaró que 70% de los productos serían distribuidos por los CLAP pero luego la cifra quedó en 50%, como señaló Bernal a través de una entrevista concedida a Radio Nacional de Venezuela.

Saque su calculadora: cada CLAP puede atender un máximo de 200 familias en cada jornada, aunque la mayoría reporta que su ámbito de incidencia real es de 60 a 100 familias; las cifras oficiales indican que hay 15 mil CLAP conformados pero hasta hoy se reduce a los 5 mil CLAP registrados en el sistema nacional de abastecimiento popular; al hacer una aproximación basada en las 8.209.526 unidades familiares por vivienda que indica el censo del Instituto Nacional de Estadística (INE), la capacidad inmediata de entrega de alimentos se limita a menos de 1.000.000 de familias, que representa 11% de los hogares venezolanos y significa que el otro 89% tendrá que dividirse el 50% restante de los productos disponibles en comercios y canales regulares de distribución.

Hace un mes el presidente Maduro presentó una cifra aproximada a este cálculo. El 7 de mayo, durante una transmisión desde el Palacio de Miraflores, dijo que hasta ese momento cuando habían transcurrido nueve semanas de la implementación de los comités, la acción de los CLAP había atendido 1.622.000 familias en casi todo el territorio nacional.

Tanto Istúriz como Bernal aseguraron que la entrega de comida a través de los CLAP no va a restringir el abastecimiento a través de las cadenas de distribución privadas como supermercados y comercios. Pero las razones que generaron las protestas de las últimas dos semanas indican lo contrario: los testimonios recabados en Petare, La Urbina, Los Cortijos, Catia y la avenida Fuerzas Armadas en el Área Metropolitana de Caracas, al igual que en el interior del país coinciden en que los enfrentamientos e intentos de saqueo ocurrieron porque se pretendía desviar los camiones de comida que llegan a los comercios por instrucciones de los CLAP, quienes se encargarían de hacer la distribución de esos productos en sus ámbitos de incidencia.

Lea también: Intento de los CLAP de controlar distribución de alimentos enerva a compradores

Foto cortesía: twitter @paolucci40

Foto cortesía: @mabelsarmiento

Bernal aseguró que de los productos regulados “50% se distribuye en la red privada y 50% en los CLAP. La semana pasada quisieron generar caos por la medida. Es completamente falso que pretendamos limitar el abastecimiento de alimentos a las redes privadas de distribución”.

Durante una concentración convocada el miércoles 8 de junio, por el Gobierno Nacional en apoyo a los CLAP, el vicepresidente Istúriz precisó que aunque ya se habían conformado 15 mil comités en el país, unos 5 mil contaban con la aprobación para su funcionamiento porque en cada comité debe participar una mujer, un representante de la UBCh (Unidades de Batalla Bolívar- Chávez), un miembro del Frente Francisco de Miranda y otro del Consejo Comunal: “Sin esto no le podemos dar la bendición”, expresó Istúriz.

Dijo que los Clap son una organización “de coyuntura, mientras superamos esto (el desabastecimiento) pero el Clap no es el único instrumento, hay otros mecanismos”. El vicepresidente expresó en relación a las denuncias de discriminación en la entrega por razones políticas: “El Clap es un instrumento político, no lo negamos”.

Lea también: Para adquirir alimentos regulados hay que pasar por la “alcabala” del PSUV

Pero la experiencia que enfrentan las comunidades revela lo que pasa en el día a día, en cada comunidad, en cada casa. Representantes de consejos comunales de las parroquias Catia, San Juan, San José, Antímano, La Pastora, Candelaria, San Pedro y Caricuao acudieron a la Comisión de Familia y la Comisión de Medios de la Asamblea Nacional para denunciar los problemas que han tenido con los CLAP conformados en sus comunidades porque muchos de ellos forman parte de consejos comunales legalmente constituidos, sin embargo quedaron excluidos de los comités y la entrega de comida que se supone debe cumplirse cada 21 días.

Tamara Vivas, miembro del consejo comunal Simón Bolívar, con una incidencia de 3 mil familias en Catia, asegura que un grupo de 10 personas conformó el CLAP de esta zona sin tener representación del consejo comunal y aunque se trata de una comunidad de 30 edificios, sólo entregaron 60 bolsas divididas entre tres consejos comunales.

“Esas 60 primeras bolsas se iban a entregar a la población más vulnerable y ni siquiera llegaron completas. La gente debía ir a retirar los productos en La Ciudadela y aún así quedaron incompletos. Lo peor es que nos dicen de frente que hay personas de la comunidad anotadas en una lista con nombre y apellido a la que no le van a vender porque son opositores, es discriminación política con la comida”, expresó Vivas.

En el consejo comunal Madre Tierra, conformado en el casco central de La Pastora, han enfrentado infinidad de trabas para adecuarse como organización porque aunque cumplen con todos los requisitos, la interpretación que hacen en Fundacomunal sobre su caso les ha impedido ser representante dentro de los CLAP de la zona aunque sean un consejo comunal con un ámbito de acción de 700 familias. Sol Guerra, una de sus voceras, explicó que los CLAP se apalancaron sobre la figura de los consejos comunales pero en la práctica quedaron excluidos del comité, en el que sí forman parte las UBCh y miembros del Frente Francisco de Miranda.

“Algunas bolsas llegan con unos productos y otras no, no hay manera de saber por qué algunas personas tienen caraotas o harina y otras no, algunas pueden comprar leche y otras no alcanzan. Lo último que han inventado es que el empaque de leche lo están rifando entre las personas que hacen cola para comprar en el mercado. Es inhumano y humillante”, afirmó Guerra.

Pero hay comunidades donde ni siquiera con el consejo comunal en plena norma y con todos los requisitos cumplidos tienen posibilidad de acceder a los alimentos. Amalia Bril, representante del consejo comunal San Pedro, con nueve años conformado, explicó que en la zona se conformaron 13 CLAP y ninguno tiene representación de los consejos comunales del sector. “Las reuniones se hacen en la sede del PSUV en la avenida Victoria aunque solicitamos que las hicieran en la Plaza Tiuna para que asistieran más personas, el que dirige los operativos es el coordinador del PSUV en la parroquia y cuando fuimos a pedir información nos dijo directamente que este sector no era prioridad porque vivíamos en urbanización. La mayoría de los habitantes de esta parroquia son personas de la tercera edad que se asoman a las ventanas de sus casas a preguntarnos cuándo les van a llevar las bolsas”, contó Bril.

La estructura y funcionamiento de los CLAP se ha ido armando y reorganizando sobre la marcha en estos 60 días desde que comenzaron a conformarse, en paralelo a un período en el cual la escasez de productos regulados se ha intensificado.

Las líneas de acción por parte del Gobierno Nacional sobre el rol de los CLAP en la cadena de distribución alimentaria han ido cambiando continuamente desde el anuncio inicial que hiciera, a finales de marzo, el presidente Nicolás Maduro, cuando en reunión con su gabinete ministerial en el Palacio de Miraflores, reconoció una red de corrupción dentro de la Corporación Venezolana de Alimentos (CVAL) y Abastos Bicentenario que produjo una serie de detenciones de sus directivos y la consiguiente reestructuración del sistema de abastecimiento alimentario nacional, dentro del cual se inscribían los CLAP como una respuesta coyuntural pero que ahora se han convertido en la punta de lanza del plan de alimentación.

Fuente

http://contrapunto.com/

Facebook Comentarios
x

Check Also

Reportaron restricción en el túnel de La Trinidad por procedimiento policial

Caracas.- A través de las redes sociales los conductores informaron que alrededor de las 6.30 de la mañana patrullas de la policía de Baruta ...