.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } /* 620x175 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-620x175 { padding-bottom: 28.22%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Entrevistas / Héctor Navarro / Lorenzo Mendoza tiene más poder que Maduro

Héctor Navarro / Lorenzo Mendoza tiene más poder que Maduro

 

Hector Navarro

Hector Navarro

Caracas.- Licenciado en ingeniería y  profesor de la Universidad Central de Venezuela. Fue colaborador del gobierno de Hugo Chávez desde sus inicios y ocupó el cargo de ministro en reiteradas ocasiones (Educación, Cultura y Deporte; Educación Superior; Ciencia y Tecnología; Energía Eléctrica). También formó parte de la dirigencia fundacional del PSUV. pero su actitud crítica le valió su expulsión del partido en 2014. Actualmente continúa su actividad política pero distanciado del gobierno nacional.

A la hora prevista, el profesor Héctor Navarro apareció por los pasillos del viejo y desgastado Centro Comercial Los Chaguaramos de Caracas. Apenas la cámara empezó a fotografiarle, su expresión se tornó incómoda. “Por favor, sin mucha cosa”, solicitó en un intento por que la entrevista no llamara la atención de la gente cercana. Parece que para Navarro la discreción representa una prioridad. “Me gusta reunirme aquí, la gente me conoce y está acostumbrada a verme”, apunta.

El también ingeniero solía ser una de las figuras más representativas del gobierno del Presidente Chávez. Fue así hasta que su respaldo al también ex-ministro Jorge Giordani, le hiciera merecedor, a su juicio, del título de traidor por parte de la dirección del PSUV.

En una conversación cargada de anécdotas personales (auspiciadas por su paso por los ministerios, la directiva nacional y su amistad con el fallecido presidente Chávez), el ex-ministro fija su posición y promulga distintos escenarios dentro de la complicada coyuntura política que vive el país.

— ¿Qué pasó después de la muerte de Chávez?

— En realidad, uno debe pensar qué comenzó a pasar, más que desde la muerte del presidente Chávez, con el deterioro de su salud y su hospitalización en Cuba; y, antes de Cuba, lo que pasó en Venezuela.

— Chávez construyó un proceso que giraba en torno a su figura. Cuando se enferma y se prenden las alarmas, ¿qué pasa en la directiva nacional?, ¿qué pasa en el partido?, ¿qué pasa dentro del gobierno?

— Es que ahí comienza el deterioro. Cuando muere el presidente Chávez el partido deja de reunirse, la dirección nacional del partido, a la cual yo pertenecía por elección popular, deja de reunirse.

» Las decisiones se empiezan a tomar a dedo; es decir, no hay decisiones políticas, decisiones políticas importantes, incluso que tenia que ver con la organización de partido, con lo que el Presidente habla insistido… Muere Hugo Chávez y es como si hubiesen pasado un suiche, un interruptor, pack…

» Ese año (2013) pasaron siete meses sin reuniones. Recuerdo una reunión, después de tanto tiempo, que se hizo en Anzoátegui presidida ahora por Nicolás Maduro, donde yo hice unos planteamientos de tipo político-organizativos del partido, de cómo debía funcionar el partido, y fueron absolutamente desoídos.

— ¿Cómo funcionaba antes la toma de decisiones del PSUV? ¿Realmente, había un consenso para la toma de decisiones?

— Sin duda alguna, la figura del presidente Chávez cumplía un papel importante, ahí no se iba aprobar algo a espaldas de él; pero el Presidente giraba unas orientaciones políticas generales. Ahora, el cómo hacerlo era una instrumentación que se hacía dentro del partido y se hacía, repito, hasta el momento en que el presidente Chávez empezó a morir…

» Desde que el presidente Chávez fue recluido en La Habana se cerraron las posibilidades de que muchos de nosotros nos comunicáramos con él (…) Lo que quiero decir es que se habla constituido un blindaje, y ese blindaje hada que solo unos poquitos tuvieran acceso a Hugo Chávez, a las decisiones políticas, etc. Eso es lo que estaba pasando. Hubo una serie de elementos que fueron haciendo mella, que fueron transformando la orientación del proceso.

— ¿Pero no fue el mismo presidente Chávez quien escogió a Nicolás Maduro como su sucesor? ¿Se equivocó?

— Si, claro que se equivocó. El problema es que el presidente Chávez se equivocaba. Ahora, igual te voy a decir con mucha honestidad: si yo hubiese estado en las circunstancias de Chávez, en ese momento, entendiendo que lo que recibía era la comunicación de tres o cuatro personas, yo hubiese tomado la misma decisión.

» Chávez se equivocaba y podía rectificar. Ahora, esta era una decisión que no tenía rectificación; pero, al mismo tiempo, te voy a decir que cuando el anuncio aquel del 8 de diciembre el presidente Chávez no creía que iba a morir…

— ¿Qué otra opción había?

— Diosdado Cabello no podía ser. Rafael Ramírez tampoco. Él estaba allí, pero había fracasado. El propio presidente Chávez, en una reunión allá en La Habana, se lo dijo: “Hemos fracasado”, en relación al tema de la producción petrolera.

» Entonces, entre los que asistían ahí, las encuestas todas han dado, todo el tiempo, a Diosdado Cabello 30 puntos por debajo de Nicolás Maduro.

— Frente a la figura de Maduro, hay mucha gente que cuestiona el rol de Diosdado Cabello dentro del gobierno. Se ha llegado a hablar de un gobierno bicéfalo, ¿qué opina usted de eso?

— Cuando hay un gobierno mulifcéfalo. que no es lo mismo que un gobierno colectivo, no existe gobierno. Aquí lo que hay son fuerzas que están gobernando. Por ejemplo, el haber permitido el paquete que se está aplicando, en este momento a los venezolanos es demostración de que no hay un gobierno.

 La rotación del ministro Pérez Abad, que estaba negociando ya a otros niveles (con el Fondo Monetario Internacional)... estamos hablando de 5O a 60 mil millones de dólares que se están negociando ya en este momento. Todo eso está recuperado, entre otras cosas, con la entrega del país en materia de los recursos que están en el Arco Minero, con el enorme sacrificio que representa para el futuro de los venezolanos y el deterioro ambiental de esa zona. Para mí, existe un proceso de negociación que no tiene que ver con lo político, que tiene que ver con caros temas.

» Nicolás Maduro señaló en diciembre de 2013, en un acto que se llevó acabo en el Valle del Tuy, el desastre que había habido con el tema de los ferrocarriles. Él dijo; “Aquí hay una partida de ladrones, aquí se robaron entre 20 y 60 mil millones de dólares”. Lo dijo Nicolás Maduro. Yo me pregunto ¿hay un preso siquiera de ese desastre? ¿Y dónde están los culpables de eso? Ahí es cuando uno se pregunta sí aquí existe un gobierno.

» La ex ministra y ex presidenta del Banco Central de Venezuela, Edmée Betancourt, dijo que había 22.500 millones que se habían desaparecido, que no habla comprobante. Entonces, ahora tenemos una crisis, ¿esa crisis a qué corresponde?, ¿es de verdad a la caída de los precios del petróleo? Sí, pero ¿no hay nada que no se pudiera hacer entre 2012 -que fue cuando se produjo la denuncia de Betancourt- y hoy?, ¿no se pudo hacer nada para que esa situación no continuara o para recuperar el capital? Si quiera para pagar los 5 mil millones de dólares que necesita Venezuela en medicinas, y los 10-11 mil millones que necesita para importar alimentos. Algunos cálculos, que han hechos economistas, señalan que aquí faltan unos 300 mil millones de dólares. ¿Tú te imaginas que se pudiera recuperar el 10% de ese capital?.

El monstruo de la corrupción

— En una entrevista con el Nuevo Día, Héctor Rodríguez decía que la situación actual estaba muy marcada por la baja de los precios petroleros y que si bien había errores, no creía que hubiese “errores como para decir que lo que pasa hoy es culpa de los errores”. También señalaba que la corrupción es “un problema transversal a la cultura venezolana”, y que así como hay corrupción en el gobierno “la hay en la UCV para el tráfico de cupos”. Que no se trataba de un tema de corrupción. Usted acaba de exponer un juicio completamente contrario, ¿qué argumentaría usted ante esa declaración?

Una cosa son errores, que sí ha habido errores; y otra cosa es la impunidad, otra es la complicidad con la corrupción

Una opinión como esa da lástima. Me da tristeza. ¡Ojo! Una cosa son errores, que sí ha habido errores; y otra cosa es la impunidad, otra es la complicidad con la corrupción. Yo creo que más que errores ha habido una enorme complicidad con la corrupción…

» ¿Sabes un error que cometimos? Que cometió Chávez y que cometí yo también. Aquel tema de “los héroes de la UCV“, entre ellos Héctor Rodríguez. Bueno, ahí está, eso es consecuencia de los “héroes de la UCV”. Ese héroe de la UCV, sin haber madurado lo suficiente, ¡Pum! Fue lanzado al estrellato y ahora está estrellado. Si Hugo Chávez oyera eso de parte de un dirigente nacional del PSUV ¡pobre Chávez!

— Pero la corrupción no comenzó luego del 5 de marzo de 2013…

— No, fíjate que Chávez metió preso al gobernador de Apure. Lo hizo que renunciara y le metió una investigación. El caso del central azucarero que se estaba construyendo allá en el llano, fueron varios generales presos, hasta un cubano fue preso. Si el Presidente Chávez se enteraba él actuaba, con algunas debilidades que el presidente Chávez tenía.

» El presidente Chávez tenía que tener unas pruebas muy sólidas para él actuar directamente contra alguien, lo podía apartar, pero no actuar directamente con él.

» En este momento uno sabe que hay gobernadores que están involucrados en grandes mafias, mafias de extracción de riquezas minerales, de productos de construcción; que hay gobernadores involucrados en el tema del contrabando. Uno sabe que eso existe.

» En el 2008-2009 hubo una crisis muy parecida a la de hoy. Los precios petroleros se cayeron a 30 dólares el barril. Fue una crisis mundial. Y tú le preguntas a la gente ¿qué recuerdas de esa crisis? … ¡Ah! Porque se tomaban decisiones. Chávez tomaba decisiones. De eso estábamos hablando, ¿existe gobierno? ¿O existe un conjunto de personas que están gobernando cada uno en su espacio?

— ¿El gobierno se ha vuelto más arbitrario?

— Sí, pero sin autoridad, y sin capacidad para ejercer autoridad. Más que autoritario, diría autori-tarista. Primero falta la autoridad; segundo, falta liderazgo, que no es una tema de decreto, hablamos de liderazgo genuino. Lo del liderazgo viene de antes, pero se pierde con hechos fundamentales como el 6 de diciembre. Ahí se perdió el liderazgo, el rey está desnudo.

» Estamos en un proceso de descomposición generalizada que lleva a tratar de ejercer la autoridad por esa vía, por la bravuconada, por el matón de barrio. “Te voy a meter preso”. ¿Cuántos venezolanos van a meter preso?

» A mí me han declarado traidor varias veces, a Giordani varias veces, pero que me demuestren cuál es mi traición.

» En este momento tiene más poder Lorenzo Mendoza que Nicolás Maduro, poder real. “Es enemigo, traidor de la patria”. ¿Y por qué no lo meten preso? Una cosa es meter preso a Leopoldo López, que no lo quieren ni en su propio grupo, que meter preso de Lorenzo Mendoza, porque ese representa intereses internacionales, con capacidad de lobby hasta en la Casa Blanca.

— ¿Qué opinión le merece la polémica generada alrededor del referéndum revocatorio?

» Nosotros sacamos un documento donde exigimos al CNE que si se cumplen los requisitos para el referéndum se debe dar, que no se pueden estar creando obstáculos artificiales, que eso es hacerle trampa a la Constitución. Pero al mismo tiempo decimos que es hacer trampa en lo de la firma de los fallecidos, las firmas chimbas, etc. Esos dos, que se llaman gobierno y oposición, están violando la Constitución.

» Ahora ¿realmente la derecha está interesada en el revocatorio? Si yo hubiese estado en sus zapatos, el día que comenzaba el lapso para la recolección de las firmas, ¿me quedo en mi casa? Yo hubiese estado de primero en el CNE para buscar las planillas. ¿Y cuándo recogieron las firmas? Cinco meses después. En ese tiempo lo dejaron pasar así, no les importaba. A ellos no les interesa el revocatorio.

— ¿Entonces, la estrategia de la MUD es dejar que el gobierno se cocine en su propio guiso?

La derecha se está beneficiando, en este momento, con todo lo que está pasado

— En sus guisos -énfasis en el plural-. Son guisos también de la derecha. La derecha se está beneficiando, en este momento, con todo lo que está pasado. La derecha pudiera, a mi modo de ver, y yo tengo información de sectores importantes de la derecha que opinan de esa manera, estar interesada en este planteamiento. No toda la derecha, porque no es coherente.

» ¿Qué has oído tú de las elecciones de gobernación? Y la derecha no está interesada. Si hoy hay elecciones, todas las encuestas indican que el gobierno pierde en todas menos en dos.

Ese es un tema constitucional, no como el referéndum que es sobrevenido, que si nadie lo pide no hay. Pero es que las elecciones tienen que hacerse, ya se venció el período ¿y qué? ¿Los vas a dejar? ¿Cuál es la legitimidad que tienen esos gobernadores que van a seguir con un pueblo protestando en la calle? De derecha o de izquierda, da lo mismo, se trata del funcionamiento formal de la democracia.

» Lo que quiero decir es que aquí ya está funcionando un pacto que tiene elementos económicos. El Arco Minero es uno fundamental que entra dentro de la agenda.

¿Por qué la Asamblea Nacional no ha reclamado como debería ante el TSJ una demanda de inconstitucionalidad del decreto de Arco Minero del Orinoco? Ya el gobierno firmó compromisos, incluso financieros, con varias empresas.

 A la Asamblea Nacional le correspondería, como en cualquier país del mundo, decir: “¡Epa! Esa es una es una atribución del Parlamento”. A lo mejor sin esperanzas, pero otras tonterías sí las han demandado. ¡Ah! Porque en la Asamblea están los representantes de esos que están recibiendo las concesiones allá. ¡Claro! Ese es el mismo negocio.

— Ante hablaba de que “la derecha” no era “coherente”. En su opinión, ¿qué pasa dentro de la MUD?

— Eso es un “saco e’ gato”. Hay unos que van con el asalto violento al poder, porque ahí hay cuatro o cinco figuras que todos son presidenciables. Aquí es la mano externa la que va a poner orden en la derecha, es el Departamento de Estado que va a decir “es fulano de tal el candidato. Punto”. A lo mejor les sale un outsider, un empresario, como Macri, como Temer.

— ¿Un Lorenzo Mendoza?

— Un Cisneros. Últimamente está figurando mucho con el tema de las concesiones mineras allá. Es socio de la Barrick Gold (transnacional canadiense) y está recibiendo concesiones ahorita.

A pesar de que sus planteamientos proyectan un panorama oscuro y exponen una realidad desalentadora, Navarro concluye su ponencia haciendo un llamado al optimismo: “No rendirse. Ese sería el planteamiento en este momento. Yo no me voy a rendir. Yo estoy tratando de construir una referencia política distinta”.

Héctor Navarro aún guarda la esperanza de “construir una verdadera opción chavista y de izquierda” que permita retomar el rumbo original del proceso iniciado por Hugo Chávez en 1998 y, así, “salvar la revolución”.

Entrevista realizada por el diario Nuevo Día (www.NuevoDia.com.ve)

Facebook Comentarios
x

Check Also

HRW: A Venezuela le quedan muy pocos aliados en Latinoamérica

El director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, señaló que las relaciones del gobierno venezolano con el crimen organizado lo desprestigia y ...