Home / Noticias / Deportes / ¡La Juventus se creció!
El Barcelona se llevó una goleada de Turín

¡La Juventus se creció!
El Barcelona se llevó una goleada de Turín

El actual líder de la Serie A, Juventus, propinó una goleada de 3-0 al FC Barcelona. Con goles de Dybala (2) y Chiellini, ‘La Veczhia Signora’ sacó un resultado que lo deja muy cerca de las semifinales de Champions League.

Foto: Marca

El Barcelona volvió a quedarse al borde del precipicio en Europa. Dybala situó a los azulgrana a un paso del abismo en el día que se reivindicó como el auténtico heredero de Messi. Los dos goles del mediapunta de la Juve y un tercero de cabeza de Chiellini condenan a los de Luis Enrique a obrar otra remontada imposible. El problema es que los italianos no creen en los milagros. Ni los permiten.

Te lo dice hasta el del bar de la esquina: los italianos no son el PSG. Cuesta imaginar que defensas que mueren por cada balón como Chiellini o Bonucci se dejen arrollar en el Camp Nou. Es difícil ver a Buffon dudar en un balón colgado al área a la desesperada.

La Juve es la de toda la vida, pero con Dybala. Y eso parece demasiado incluso para la MSN. Un milagro es un hecho sobrenatural atribuido a la intervención divina. Se dice que ocurre uno cada mucho tiempo. El Barça ya tuvo el suyo. Remontarle un 3-0 a esta Juve sería algo más que eso.

Quizá en el futuro se recuerde este partido como el día en el que Messi asistió a la presentación de su heredero. Dybala brilló por encima de Leo, por encima de Neymar, por encima de todos. Él solo destrozó al Barça. En quince minutos dinamitó la eliminatoria. Dos golpeos precisos, al más puro estilo Messi. Con pausa, con colocación, con rosca, con un resultado magnífico.

La pesadilla de Mathieu

Sus dos latigazos azotaron la espalda de un Barça postrado, indolente en sus tareas defensivas. De nuevo, un mal inicio de los azulgrana les costó más de media eliminatoria. Luis Enrique apostó por Mathieu y el francés volvió a ser un coladero. Esta vez por la izquierda, donde Cuadrado le hizo un traje siempre que quiso. Por ahí llegó el primer tanto. El colombiano cedió a placer para Dybala, que ante la labor contemplativa de la zaga azulgrana decidió mostrarse al mundo.

Al menos el Barça ofrecía esperanza con balón. A Messi se le veía activo, motivado, pero no encontró continuación en sus jugadas ni socios alrededor. El argentino sirvió el empate a Iniesta, pero entonces apareció la figura de Buffon, gigante, imponente, decisiva. Su mano evitó el empate. Minutos más tarde, Dybala hacía el segundo. Otro duro golpe. Otro remate de genio.

A partir de ahí, el guión se repitió para desgracia del Barça. El balón, azulgrana, el peligro, de los hombres de Allegri. La Juve no cedía ni un milímetro. Chiellini o Bonucci serían capaces de marcar a Messi o Suárez, de pegarse a su cuerpo hasta subiendo en un ascensor. Lo mismo puede decirse de Alves y Alex Sandro, que cerraron su banda a cal y canto.

Chiellini se hace grande

Consiguió marcar el Barça en un robo de Messi, pero Suárez estaba en fuera de juego. Fue la única concesión defensiva que haría la Juve en todo el partido. El único amigo que encontró el equipo azulgrana en Turín fue Higuaín, que prolongó la leyenda de su falta de acierto en las grandes citas.

El perdón del argentino lo pisoteó Chiellini al inicio del segundo tiempo. De poco sirvió el placaje de Mascherano. El central italiano hubiera pasado por encima del ‘jefecito’ si hubiese hecho falta para rematar. Su cabezazo, ajustado, encontró la colaboración del palo. Y el Barça se echó a temblar. Otra noche negra. De París a Turín. De Turín hacia una muerte anunciada.

Buffon merece una Champions

Pudo ser un calco de la noche parisina pero el cuarto lo frenó el polaco Marciniak, que señaló un fuera de juego de Dybala inexistente. Su posterior centro, con la jugada ya anulada, lo remató Cuadrado a la red. A diferencia de París, eso sí, el Barça no bajó los brazos. Lo intentó hasta darse cuenta que con Buffon era imposible. El italiano sacó otra mano milagrosa a Suárez y la MSN se empequeñeció para condena azulgrana. Que el veterano portero no tenga una Champions en su palmarés es, seguramente, una de las mayores injusticias que permanece vigente en el mundo del fútbol.

Quedó por delante un panorama desolador. Cuesta más que nunca creer en un nuevo milagro. No siempre hay segundas oportunidades. No es de ofrecerlas la Juve. Aunque, al menos, habrá que intentarlo. Porque con D10s todo es posible. O casi todo.

Fuente

Jaime Rincón

MARCA

Facebook Comentarios
x

Check Also

Gian Piero Ventura fue destituido de la selección italiana

Roma.- El técnico de la selección de Italia Gian Piero Ventura fue despedido el miércoles, dos días después de que el equipo no consiguió ...