Home / Noticias / Deportes / El Barcelona está a un paso
de imponer otro récord

El Barcelona está a un paso
de imponer otro récord

BarcelonaEl 3 de octubre de 2015 parece una fecha intrascendente incluso algo alejada, pero si se ve en el pasado las personas se encontrarían con algo distinto, en concreto un equipo distinto: el Barcelona.

Los blaugranas perderían ese día ante un Sevilla de Unai Emery (2-1) que con oportunismo, un gran Sergio Rico y mucho esfuerzo, le dio un repaso a los catalanes que no eran la maquina aceitada que son hoy.

El Barcelona marchaba cuarto, la defensa acordaba jugar bien un partido y al siguiente dejarlo a la suerte, la portería generaba dudas, Luis Enrique parecía haber perdido la fórmula y, lo más importante, Messi se había lesionado en la jornada anterior dejando al equipo huérfano sin su estrella.

Parece un equipo totalmente distinto y la pregunta que surge es: ¿Cómo un equipo así logra cambiar? La clave está en eso, en ser un equipo.

Uno de los equipos más recordados en la historia es el Real Madrid de la temporada 88-89. Esa escuadra de los Michel, Butragueño, Buyo, Hugo Sánchez y compañía impuso un récord de 34 partidos sin conocer la derrota; ayer el Barcelona igualó esa marca al derrotar paradójicamente al mismo rival y por el mismo resultado, contra el que cayeron por última vez: el Sevilla. La buena mezcla de elementos puso a ganar a un equipo que no ha parado de hacerlo.

Suárez y Neymar valen por tres

La falta de Messi pareció en su momento una hecatombe, pero las figuras del uruguayo y la del brasileño emergieron para mantener su cuota goleadora y además aportar la del elemento más importante del tridente que hacía falta.

En los dos meses que se ausentó el astro argentino Neymar marcó 11 goles y Suárez anotó 12 manteniendo invicto al Barcelona y haciéndolo escalar posiciones en Liga y Champions (la Copa del Rey no había empezado). Los dos no se han apagado con el regresó de Messi y ahora los tres se mantienen arriba en el apartado goleador. Desde que comenzó la Liga en agosto tienen 40 goles el charrúa, 23 el brasileño y 27 el argentino, una real barbaridad y gran razón del invicto del equipo.

Busquets en estado de gracia

El Barcelona destaca en gran medida por su poderío arriba, sin embargo hay una pieza sin la que el equipo pasaría muchos dolores de cabeza y esa no es otra que Sergio Busquets.

En el mediocampo es un verdadero imán para los balones y no es solo la cantidad impresionante de recuperaciones, sino también como juega con el esférico cuando lo roba. Su calidad es incuestionable y la inteligencia con la que juega lo hace una pieza elemental en el esquema del club.

Un día lo dijo Del Bosque y también el propio Luis Enrique: de volver a ser jugadores, quisieran ser como Sergio Busquets. Y el canterano está demostrando el porqué de esas declaraciones esta temporada.

Atrás se transformaron en una muralla

La defensa sacó la cara cuando más era cuestionada. La portería era un polvorín al inicio de la campaña y también respondió en el momento apropiado.

Pique mejoró sus prestaciones; fuera del campo sigue dejando mucho que desear, pero en dentro de él comenzó a hacer lo que sabe y eso es defender; Dani Alves pasó de la irregularidad a mantenerse activo y convertir en peligro cada subida que hace por la banda derecha; y Mascherano sigue manteniendo un nivel que no lo hace un central de garantía, pero su buena lectura del juego, sus anticipaciones y su gran estado de forma lo hace de lo más estable en la retaguardia blaugrana.

Bravo y Ter Stegen vuelven a ofrecer ese buen tándem que hicieron en la campaña pasada. El chileno en Liga salva al equipo cuando la defensa sestea; y el alemán en Champions vuelve a ser vital cuando se le exige, contra el Arsenal dio un buen ejemplo. Los goles son claves, pero evitarlos también les ha permitido mantenerse invictos.

Luis Enrique dirige bien al equipo

Todo se les achaca a los jugadores, pero la buena administración del asturiano ha dado sus frutos. Lo ha demostrado en choques difíciles como el Clásico ante los merengues, los duelos ante el Atlético de Madrid y también en Champions.

Luis Enrique ha tirado de las rotaciones y ha sabido manejar bien la banca dándole oportunidad a todas las piezas del equipo. Ciertamente no se nota mucho su aporte pero a la larga ha sido clave para que hoy estén líderes a ocho puntos del segundo lugar, casi en cuartos de Champions League y en la final de Copa del Rey.

Un vestuario unido

Estar unidos o ser amigos no es garantía de victorias, eso se ha demostrado con infinidad de equipos muy buenos y ganadores a lo largo de la historia, donde sus jugadores solo mantenían un cordial saludo. Pero la confianza y camaradería del club catalán los hacen afrontar las adversidades de forma distinta.

La lesión de Messi es el mejor ejemplo. El equipo podía caer en todo al principio de la temporada, si bien tienen un equipo temible sin el argentino, las cosas no andaban bien en el campo y eso se notaba.

El equipo se unió y decidió remar en una misma dirección y poniendo al grupo en primer lugar para lograr todos los objetivos. La diferencia con sus rivales es que sumado a toda la calidad de la plantilla, el hambre de títulos no se agota y ganar como familia los ayuda a vencer. Sus celebraciones en los goles demuestran este punto a la perfección.

Un récord sin títulos no dice nada, lo dijo Luis Enrique luego de su victoria ante el Sevilla. Pero dejar atrás a tu acérrimo rival puede darle un gusto especial a esa marca. Solo el Rayo Vallecano de Miku, se interpone entre quedarse al nivel de ese Madrid de la “Quinta del Buitre” o superarlo con 35 partidos sin perder y comenzar su propia historia, o mejor dicho seguirla agrandando y teñirla aún más de azulgrana.

Fuente

Meridiano

Facebook Comentarios
x

Check Also

Leones recuperó la cima con triunfo ante Cardenales

Los Leones del Caracas vencieron a Cardenales de Lara 9 carreras por 4 y volvieron a la cima de la Liga Venezolana de Béisbol ...