Home / Noticias / Deportes / ¡Derrota merengue! /
El Betis le amargó la vida al Real Madrid en el Bernabéu (+Video)

¡Derrota merengue! /
El Betis le amargó la vida al Real Madrid en el Bernabéu (+Video)

Un gol de Sanabria pone patas arriba Chamartín y deja al Madrid sin récord y a siete del Barça.

El Betis, con varios suplentes, hizo historia en el Bernabéu 18 años después y chafó la fiesta del récord al Madrid y quién sabe si media Liga. Es pronto, sólo septiembre, pero el equipo blanco ya ve al Barcelona a siete puntos cumplidas cinco jornadas.

Un primer tiempo realmente entretenido con opciones para los dos equipos y los focos para los porteros, dio paso a un segundo periodo aún más loco, con el campeón muy desquiciado, sin el faro de sus mejores jugadores ni del entrenador, que recompuso en varias ocasiones a su equipo hasta volverle majara, y su rival aprovechándose del desbarajuste en el descuento.

Adán terminó convertido en héroe y Sanabria en el sucesor de Finidi. Toda una gesta para el beticismo.

El primer tiempo fue un pasatiempo divertido. Lo realmente noticiable fue que cuando terminó el marcador no se había movido. Zidane, consciente de su pifia en el partido ante el Levante, no arriesgó nada con su alineación. Tiró de su centro del campo favorito, recuperó a Cristiano, dejó a Bale como compañero del portugués y a Asensio en el banquillo.

Setién, mientras, le daba más importancia a la cita del fin de semana ante el Levante. Dejó a su lado a algunos titulares como Guardado, Sergio León o Joaquín. Pero su Betis está bien, juegue quien juegue.

En el minuto 9, Cristiano pudo marcar de tacón que hubiera sido una forma espléndida de rubricar el récord. Un par de lances después, Javi García pisó el tobillo de Marcelo delante de Mateu, pero el árbitro valenciano señaló córner. Que la jugada fuera dentro del área sólo hizo que incrementar el desafecto del madridismo con el colectivo.

La jugada encendió al Madrid, y al Bernabéu. Motivó al Betis. El partido se volvió algo loco. Bendita demencia. El equipo blanco se puso en manos de Modric, soberbio, como en sus mejores noches. Primero probó a Adán tras recorrerse 40 metros y después dio varios pases de gol, desbaratados a veces por el acierto del portero verdiblanco (un tiro de Isco) o por la torpeza de Carvajal.

Pero, es más fácil criticar a Bale, que es galés. No estaba jugando mal por cierto. El Betis, atrevido, no parecía intimidado. Juega bien. Camarasa, que luego se lesionaría, apuntó a la escuadra con un disparo y un poco más tarde Fabián probó la estirada de Keylor, que hizo la parada de la noche. La noticia era el marcador a cero.

El Madrid jugó la segunda parte como si todo el rato fuera el último minuto, con una ansiedad terrible, como si se le fuera la Liga en la jornada quinta. En realidad, su situación era apurada, pero evidenció problemas y falta de chispa ante un equipo bien trabajado como el Betis, que se defendía bien.

Las constantes pérdidas de tiempo del conjunto verdiblanco, con la complicidad de Mateu, tampoco ayudaban a aplacar sus nervios. Sin apenas controlar sus pulsaciones, con poca reacción desde el banquillo, porque Zizou tardó en enderezar a su equipo, y falto de la luz de Modric, que se fue apagando hasta que tuvo que ser sustituido, el campeón empujaba hasta topar con Adan o el poste, como en un taconazo asombroso de Bale.

El desconcierto era mayúsculo. Cuando se lesionó Marcelo hubo un par de minutos que el Madrid tuvo 12 jugadores de campo. Entraron Lucas y Mayoral y sólo se había marchado el brasileño. Fue muy representativo de cómo estaba el Madrid, claramente perdido.

El gol de Sanabria, cuando el Betis olía la proeza y se puso a tocar con acierto en el descuento buscando a Keylor con ambición, sólo hizo que certificar el inicio de la crisis blanca.

Fuente

Jesús Sánchez

MARCA

Facebook Comentarios
x

Check Also

Mundial de Clubes / Real Madrid vence a Al-Jazira con lo justo y jugará la final

Madrid.- El Real Madrid se clasificó para la final del Mundial de Clubes tras batir por la mínima al Al Jazira (2-1) después de un partido realmente ...