.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Noticias / Deportes / Barcelona rescató un punto ante un Real Betis superior (+Video)

Barcelona rescató un punto ante un Real Betis superior (+Video)

Los catalanes sellaron el empate 1-1, con un gol de Luis Suárez en los minutos finales del partido.

El Barcelona se dejó otro pedacito de Liga en el Benito Villamarín. Llegó tarde a Sevilla y cuando quiso desperezarse ya había sonado el despertador. El tropiezo estaba servido. Suárez rescató un punto en el minuto 90 neutralizando el gol de Alegría pero los azulgrana no pudieron evitar un tropiezo acompañado de polémica que les aleja nuevamente de la Liga.

“Esto hace unos días era un velatorio”, decía Luis Enrique. Pues bien, el Betis encendió de nuevo las velas y aparecieron los viejos fantasmas. Los fallos en la salida de balón se aparecieron en defensa, los errores arbitrales levitaron sobre el terreno de juego y el Barça volvió a ver como el miedo a perder la Liga se le metía en el cuerpo.

Sólo el pánico a un nuevo error sirvió a los de Luis Enrique para hacer frente al espectro de la derrota. Y en esas apareció Luis Suárez, que en lugar de escudo llevaba el logotipo de los ‘Cazafantasmas’ bordado en el pecho, para suavizar el mal trago que el Barcelona pasó hoy en Sevilla.

Debió trasnochar el equipo de Luis Enrique, que no madrugó para acudir al Benito Villamarín. No estuvo Rakitic, que ni distribuyó ni recuperó, y tampoco se asomó por Sevilla la MSN hasta el tramo final. Pasó como alma en pena mientras el Betis acumulaba méritos para dar la campanada. Todo en ello en torno a un Ceballos sublime, que tomó el control del partido y ya no soltó los mandos hasta el final.

Un día más, la presión adelantada del rival se convirtió en un suplicio para los azulgrana. Es la receta mágica, la fórmula de la Coca Cola que deja el efervescente juego del Barça en un fútbol insípido y sin trascendencia alguna. Así fue durante 75 minutos. Así fue hasta que el Betis le dio Alegría al partido y lo transformó en una preciosa locura. A ella se invitó, un día más, una amarga polémica.

Esta vez le salió cruz al Barça

En una entrada por banda derecha, Hernández Hernández se tragó un claro penalti a Neymar y un gol fantasma que no fue tal tras un despeje de Piccini en la misma jugada. El balón entró al menos medio metro antes de que Mandi lo sacase como si nada. Y el colegiado no lo vio. Y mientras, la tecnología en la sala de espera.

Antes de ese arreón final azulgrana también hubo partido. Aunque quizá los de Luis Enrique no lo supieran. El Betis les pasó literalmente por encima. El planteamiento de Víctor fue acertado y la ejecución de los verdiblancos, perfecta. El mediocampo del Barça se esfumó en los pies de un desafortunado Rakitic y entre Ceballos y Rubén Pardo se encargaron de que el balón fuese cosa del Betis.

El gol, en cambio, pudo ser asunto del Barça si Neymar no hubiese mandado al limbo un mano a mano con Adán justo antes del descanso.

Estaba claro que el Barcelona había desayunado empanada. Y de las buenas. El empacho fue tal que los futbolistas azulgrana llegaban siempre tarde a todos los balones. El Betis empezó a convencerse de la sorpresa y acongojó al Barça con dos ocasiones que los palos evitaron que acabasen en gol. Primero un misil de Ceballos, el mejor del partido, que se estrelló en el larguero y poco después otro latigazo, esta vez de Rubén Castro, que se encontró con el palo.

Era un aviso de lo que estaba por llegar. A balón parado, Alegría encontró un motivo para la felicidad y entristeció la actuación de Ter Stegen. El alemán dejó que su territorio fuese de dominio público y el punta verdiblanco apareció por allí para rematar un balón suelto en el área pequeña.

El gol, sin embargo, consiguió que el Barça despertase de su letargo. Se volcó en busca del empate, con André Gomes y Alba y Sergi Roberto ya sobre el campo, y ejerció el dominio que todos llevabamos esperando desde hacía 75 minutos.

En ese acoso y derribo Rubén Castro perdonó la sentencia en un mano a mano con Ter Stegen a la contra y Hernández Hernández escribió un nuevo capítulo en un historia que parece no tener fin. En esta ocasión la víctima fue el Barça. Un centro desde la derecha terminó con un claro penalti a Neymar de Mandi, el mismo que sacó un despeje de Piccini desde dentro de la portería. Dos errores en uno, y el cuento de nunca acabar.

Antes del final, Messi encontró a Suárez y el uruguayo mitigó la decepción azulgrana. El estado de euforia se interrumpe en Can Barça. Aún quedan fantasmas con los que terminar antes de encontrar el camino hacia el éxito.

Fuente

Jaime Rincón

MARCA

Facebook Comentarios
x

Check Also

Estudiantes de Guárico: Campeón del Torneo Apertura femenino

Estudiantes de Guárico dio un nuevo golpe a la mesa, al vencer 2-1 a Flor de Patria FC en el Estadio Alfredo Simonpietri, de Calabozo, resultado que le ...