.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Habla la Calle / Aguinaldos se diluyen en pago de deudas y hacer mercado

Aguinaldos se diluyen en pago de deudas y hacer mercado

bolivares-990x460Luis Ortega se sabe afortunado. Como empleado público recibió 120 días de pago por concepto de la bonificación de fin de año. Sus aguinaldos fueron cancelados los primeros días del mes de noviembre, y aunque se calcularon con el último aumento presidencial, ya en su cuenta bancaria, donde recibe el pago de nómina, no quedan vestigios. “Los utilicé para pagar todas las deudas que había contraído a lo largo del año para poder sobrevivir. Poner al día los créditos solicitados a terceros y las tarjetas de crédito, además de comprar comida, algunas en bultos, que me permitan cierta holgura durante el mes de diciembre”, cuenta el joven de 30 años, quien se desempeña como periodista en el estado Vargas.

“Hace diez años con las utilidades yo compré los estrenos (ropa y zapatos para el grupo familiar), hicimos las hallacas en la casa y siempre cambiábamos de celular o algún equipo de línea blanca, pero este año no me alcanzarán para nada, sólo para pagar préstamos que me dieron, para comprar comida que faltaba en la casa”, reflexiona Ricardo Barreto, obrero que vive en Maturín, estado Monagas.

En estados como Lara, Portuguesa o Táchira, los pensionados son de los sectores que aprecian en su magnitud la depreciación de sus ingresos por bonificación navideña.

“Cuando era un empleado activo, con los aguinaldos compraba la ropa de la familia, los ingredientes y bebidas para la cena de navidad y fin de año, los regalos, incluidos en estos las bicicletas y los patines para los ahijados. Y hasta guardaba dinero para cubrirme de la escasez monetaria propia de inicios del año nuevo. ¿Ahora? Ni para la botella de vino me alcanzó el bono”, dice Alirio Aranguren, docente jubilado de la Universidad de los Llanos Ezequiel Zamora (Unellez).

Otros aprovechan el bono navideño para comprar sus medicinas y completar para intervenciones quirúrgicas, que llevan meses de espera. “Los aguinaldos los espero para completar el dinero que necesito para una operación de la vista. Antes utilizaba las utilidades para comprar ropa y regalos de navidad o irme de viaje; ahora este monto no llega a costear un buen par de zapatos”, expone desde Barquisimeto el docente Pedro Castillo.

Para el economista Daniel Sánchez, lo que ocurre con los aguinaldos no es diferente a lo que viven los venezolanos con su ingreso mensual.

“La devaluación del bolívar, una inflación de tres dígitos y el aumento de precios en un nivel mucho más trepidante para los productos y servicios que para los sueldos o salarios. Eso convirtió a las utilidades en un ingreso menor y no hay fórmula para ayudar al trabajador a tener mejores inversiones. Lo más recomendable es pagar las deudas y librarse del pago de intereses, de ser posible”.

“Usemos como tabulador el pan de jamón. En diciembre de 2015 el pan de jamón se ofrecía entre 1.500 y 2.000 bolívares por unidad. Con un salario mínimo de Bs. 9.648,18, un trabajador podía recibir de aguinaldos un promedio de 30 mil bolívares, lo que le permitía, hace 12 meses, comprar entre 15 o 20 panes de jamón.

Fuente

http://elpitazo.com/

Facebook Comentarios
x

Check Also

Vecinos protestan contra Hidropáez con carteles

Valle de la Pascua.- Habitantes de la ciudad de Valle de la Pascua, en el municipio Infante del estado Guárico vienen padeciendo la falta ...