Hace 25 años, la madrugada del martes 4 de febrero de 1992, un grupo de militares de rango medio cambiaría la historia contemporánea del país. Tanquetas en la calle, enfrentamientos, incertidumbre y un célebre “Por ahora” quedarían grabados en la memoria colectiva de los venezolanos.

Llamese movimiento militar, rebelión, o, como muchos refirieron, una intentona de golpe de Estado, lo cierto es que ese día la Venezuela de finales del siglo XX amaneció con una visión diferente de la que había vivido durante varias décadas.

Los oficiales Hugo Chávez Frías, Francisco Arias Cárdenas, Joel Acosta Chirinos, Jesús Urdaneta Hernández y Jesús Ortiz Contreras, nombres que hasta ese momentos resultaban desconocidos y que conformaban el Movimiento Bolivariano MBR-200 (fundado en 1983), saltaron a la palestra nacional como los líderes de ese movimiento que intentó derrocar al entonces Presidente de la República Carlos Andrés Pérez, quien desde 1989 dirigía las riendas del país por segunda vez.

Al final, los denominados “Comacates” (comandantes, mayores, capitanes y tenientes coroneles de la Fuerza Armada Nacional) no pudieron cumplir con su objetivo, pero sí sembraron en parte del pueblo una opción de cambio político que se materializó años después con el triunfo de Hugo Chávez Frías en las elecciones presidenciales de diciembre de 1998.

Los acontecimientos

-El lunes 03 de febrero de 1992 comienza el movimiento en las guarniciones militares de los estados Aragua, Carabobo, Miranda, Zulia y el Distrito Federal . Esta operación clandestina se llamó “Operación Zamora”.

-Ese día en la noche el Presidente Carlos Andrés Pérez regresaba a Venezuela, luego de participar en Foro Económico Mundial en la ciudad de Davos (Suiza).

-En la madrugada del martes 04 de febrero de 1992 se activa este movimiento dirigido en su mayoría por militares integrantes de la promoción Simón Bolívar, que habían egresado de la Academia Militar en 1975.

-La toma de la región capital estuvo bajo la responsabilidad del teniente coronel Chávez Frías, quien dirigió las acciones desde el Museo Histórico Militar de La Planicie.

Al teniente coronel Joel Acosta Chirinos, le correspondió comandar las operaciones en la base aérea Generalísimo Francisco de Miranda, en La Carlota. 

-Las acciones en el Zulia estaban bajo el mando del teniente coronel Francisco Arias Cárdenas, quien se desempeñaba como comandante del grupo de artillería misilística José Tadeo Monagas.

En Aragua y Carabobo se sublevaron 3 batallones de la 41ª Brigada de infantería Paracaidista y el batallón García de Sena, al mando del teniente coronel Jesús Urdaneta Hernández, y el batallón de cazadores General Vásquez, al mando del teniente coronel Jesús Ortiz Contreras.

-En la región capital las principales acciones tuvieron lugar en la residencia presidencial La Casona, en el Palacio de Miraflores y en la base aérea Francisco de Miranda.

También estuvieron involucradas las sedes de las comandancias generales del Ejército y la Armada, en el Comando Regional número 5 y el Comando de Seguridad Urbana de la Guardia Nacional, la sede de la Disip en el Helicoide, en la sede de la Comandancia de la Policía Metropolitana en Cotiza y la sede de Venezolana de Televisión (canal 8). 

-Frente a esta situación, el Presidente Carlos Andrés Pérez, quien había sido recibido en el aeropuerto de Maiquetía por el entonces Ministro de la Defensa, general Fernando Ochoa Antich, y el Ministro de Interiores, Virgilio Ávila Vivas, se había enterado a las 11.00pm del lunes 3 de febrero de un alzamiento en el Fuerte Mara en el Zulia, por lo que decidió trasladarse al Palacio de Miraflores.

-A la medianoche el Palacio de Miraflores fue atacado por tanques y por una unidad de paracaidistas, y Pérez puede salir para dirigirse a Venevisión (canal 4), desde donde se comunicó a la una de la mañana para informar sobre la situación del país.

-A partir de las 4.00am las tropas leales al gobierno comienzan a retomar el Palacio de Miraflores, y  al mediodía Chávez Frías se entregó y asumió la responsabilidad del movimiento, solicitando a las fuerzas aún rebeldes de Aragua y Carabobo que se rindieran para evitar mayores derramamientos de sangre.

-Aunque el Presidente Pérez había retornado al Palacio de Mirafloresla situación en el resto del país no estaba totalmente controlada. 

-En Zulia se desarrollado con éxito la operación denominada “Reconstrucción 92”. Arias Cárdenas había tomado la casa del entonces gobernador del estado, Oswaldo Álvarez Paz. Con esta operación se buscaba tomar también el puente sobre el Lago de Maracaibo, el cuartel Libertador, los destacamentos 33 y 35 de la Guardia Nacional, el Cuartel de Patrulleros de la Policía del Estado, la sede de la Disip, instalaciones petroleras de la Costa Oriental del Lago, el canal II de televisión, entre otros sitios estratégicos. No obstante, luego de que Chávez habló por televisión Arias depuso las armas.

El balance final del 4F fue más de 50 muertos (entre ellos 17 soldados), más de 50 heridos, 1.089 militares detenidos y cuantiosas pérdidas materiales.

La frase histórica

En horas de la tarde del 4 de febrero de 1992, Hugo Chávez Frías fue presentado ante los medios de comunicación y frente las cámaras de televisión admitió que los objetivos propuestos por la rebelión no se habían cumplido y destacó la frase que lo catapultó en la política venezolana: “Por ahora”. 

 

En Yare

Hugo Chávez Frías junto a diez oficiales que lideraron la rebelión del 4 de febrero de 1992, fueron encerrados en la cárcel de San Francisco de Yare (estado Miranda).

Allí estuvieron dos años, hasta que el 26 de marzo de 1994 fueron liberados gracias a un indulto otorgado por el entonces Presidente de la República Rafael Caldera.

“Sea cual sea el tiempo que aquí pasemos y sea cual sea la forma bajo la cual salgamos de estas rejas, iremos al reencuentro físico con ustedes para continuar la marcha como lo decía el cantor del pueblo venezolano Alí Primera, juntando flores, tocando puertas, juntando sones hasta llegar”, expresó Chávez desde la cárcel el 30 de agosto de 1992.

Una película

En 1999, el cineaste venezolano Carlos Azpúrua, quien se había destacado como documentalista, llevó a la gran pantalla su versión sobre los acontecimientos del 4F que título como “Amaneció de Golpe”. 

La cinta fue nominada a los premios Goya de 1999 como Mejor Película Extranjera de Habla Hispana.