.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Mundo Académico / Escuelas exigen tener acceso a comprar alimentos al mayor

Escuelas exigen tener acceso a comprar alimentos al mayor

En medio de la crisis económica y de un presupuesto mermado por la inflación, las alcaldías sienten que reproducen a diario el milagro de la multiplicación de los panes al mantener el beneficio del comedor en las escuelas municipales. 

Estableciendo alianzas con empresas, comercios y vecinos, la alcaldía de El Hatillo logra ofrecer una comida completa a 600 estudiantes, la mitad de la población que atiende en sus cinco escuelas rurales y una guardería. La otra mitad recibe un suplemento nutricional. 

“El menú llega a los planteles donde hemos detectado mayores carencias pero la idea es abarcar a toda la matrícula. Vecinos y madres voluntarias se han puesto de acuerdo para apoyarnos. Con las limitaciones que impone el presupuesto, estamos acondicionando las instituciones que no tienen la infraestructura para preparar o recibir alimentos”, dijo Rossana Cariello, directora de Educación de El Hatillo. 

Los comedores escolares sufren por no tener acceso a la compra de alimentos al mayor a través del código Sunagro,  del que hacen uso las empresas.  “Lo que le pasa a cada hogar también le pasa a las escuelas de Chacao por lo que hacemos milagros para mantener el programa de nutrición. No se consiguen los alimentos y no nos venden al mayor. Una paca de harina de maíz me dura un día para una escuela municipal. El año pasado recibimos donativos este año también esperamos contar con ellos”, explica Ketty Mendoza, directora de Educación de la alcaldía. 

Detalló que, mientras mejora la situación de adquirir los alimentos, la comida se garantiza a los niños de educación inicial y a los de bajo de peso o situación económica comprometida, según los estudios que realizan trabajadores sociales.

La escuela municipal de Chacao que tiene mayor demanda es la Carlos Soublette. Por ser integral atiende de 8 a.m. a 4 p.m. y en ella se sirve el desayuno, el almuerzo y la merienda a sus 279 alumnos.  “La población ha crecido y nosotros mantenemos las tres escuelas municipales. Cuando comenzamos la gestión hace cuatro años la matrícula era de 1.750 alumnos ahora es de 1.830. En vista de la falta de preescolares en el municipio, hemos creado tres secciones de educación inicial para atender las solicitudes”, dijo Mendoza. 

Maeca López, directora de Desarrollo Social de la alcaldía de Baruta, coincide con Mendoza en la necesidad de tener acceso a los alimentos al mayor a través del código Sunagro pues esto permitiría multiplicar y mejorar la calidad de la atención alimenticia que ofrecen las escuelas municipales. 

En los ocho planteles de Baruta se sirven 1.700 meriendas y en la casa cuna 120 niños reciben desayuno, almuerzo y merienda. “No se consigue harina de maíz precocida, por lo que compramos harina trillada, hervimos el maíz y luego lo pasamos por la máquina. Al agua de maíz  le ponemos un poco de canela y la aprovechamos como bebida. Gracias a donaciones de empresas privadas contamos con un molino eléctrico, una amasadora industrial y un horno de diez pisos. Algunos proveedores nos dan precios especiales para los quesos y productos lácteos”, explica López.  

Juan Maragall, director de Educación de Miranda, anunció que el programa de alimentación escolar se reactivará este lunes 2 de octubre en 390 planteles dependientes de la gobernación. “Por la crisis y la escasez enfrentamos muchas dificultades para continuar con el Plan Mipae; sin embargo, estamos trabajando en equipo para darle a los estudiantes acceso a una merienda que les permita atender el 30% de los requerimientos calóricos”.

En las escuelas nacionales también se sienten las debilidades en el programa de nutrición. Noris Bello denunció que la Escuela Experimental Venezuela comenzó el año escolar sin PAE, ni agua, luz y mobiliario. La representante Flor González dijo que las únicas escuelas que reciben alimentación son las bolivarianas, “las públicas están sin el programa desde hace tiempo”. Es el caso de la escuela Padre Mendoza en El Valle que no recibe el programa. La UEN Francisco Espejo en Baruta tiene más de cuatro años sin PAE, piden su reactivación y dotación de computadoras, pupitres y papelería.

El Universal

Otras notas de interés

Récord político: Así recorrió el estado este candidato

Facebook Comentarios

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

x

Check Also

Guía básica para utilizar el periódico como recurso didáctico en el aula

Podemos destacar dos formas esenciales de usar los periódicos en el aula. Por un lado, mediante la lectura, manipulación y trabajo con periódicos existentes ...