Home / Mundo Académico / Educación / ¿Cuando se prioriza la metodología…?

Educación / ¿Cuando se prioriza la metodología…?

Imagen referencial

En los últimos tiempos algunos docentes se empeñan en olvidarse del qué y del dónde para centrarse en el cómo enseñar. Se plantea el formato de clases sin conocer al alumnado y, centrándose en la metodología frente a cualquier otra cuestión. Y no, no es lo mejor para el aprendizaje de nuestros alumnos porque no hay dos clases que funcionen bien usando el mismo método.

Por ello, considerar que debe hacerse de tal o cual forma sin tener en cuenta esa necesidad de adaptación es llevar a error la concepción de la profesión docente.

Casi nunca podemos usar metodologías estándares ni, mucho menos planificar a fuego todo un curso creyendo que la metodología debe ser el hilo conductor del aprendizaje de nuestros alumnos ya que, si uno usa un método y se ciñe al mismo con independencia de lo que va viendo a lo largo del curso y cómo responden sus alumnos al mismo, está siendo un mal docente.

Seamos claros… los alumnos no son tornillos y creer que la aplicación de normas ISO (léase metodologías) va a facilitar el aprendizaje de los mismos es estar muy equivocado porque no vale al acabar el curso decir… “es que esto no ha funcionado porque no lo he aplicado bien”. No, si no ha funcionado es porque la has cagado usando una determinada metodología.

Bueno, eso o que eres tan mal profesional que eres incapaz de darte cuenta de los errores que estás cometiendo a lo largo de los meses en los que tienes a esos alumnos.

Entiendo que algunos necesiten estandarizar sus prácticas educativas. Entiendo también que algunos estén deslumbrados por su metodología de cabecera que, basada en sus propias investigaciones, les diga que es mucho mejor que otra. El problema es que, haciendo un símil con la conducción, uno debe adaptarse al tipo de carretera que se encuentra.

Un determinado tipo de conducción puede no valer en ciertos asfaltados (o senderos faltos del mismo). Eso sí, si uno se empeña en conducir de la misma manera en todo tipo de trazados y asfaltos se va a encontrar con un problema. Bueno, con más de uno.

Un buen profesional es aquel que se adapta a sus alumnos. Jamás se puede valorar como positivo que uno use un método u otro al margen del alumnado. Ya, queda muy bonito mostrar en las redes la gran cantidad de material y recursos que estás preparando para que tus alumnos aprendan un montón pero, al final, el problema que va a tener más de uno es que, si se empeña en seguir la metodología X porque cree a pies juntillas en ella, le va a suceder lo mismo que si se empeña en recitar a diario el libro de texto alternando ese recitado con la realización de los problemas que ya vienen con el solucionario.

Lo triste es ver cómo algunos siguen empeñados en plantearse la misma metodología incluso que sepan que les ha fallado en los últimos cursos. Ello demuestra la poca profesionalidad de algunos porque, lo importante nunca ha sido el cómo. Lo importante ha sido saber encontrar aquello que funciona en el contexto y permite obtener unos buenos resultados con el qué. Y no, no estoy hablando de estándares y sí de aprendizajes. Aprendizajes que van a verse reducidos si uno sigue empeñado en priorizar la metodología a cualquier precio por motivos muy poco educativos.

Nunca he tenido claro qué metodología voy a usar con mis alumnos antes de conocerlos. Eso sí, lo anterior no excluye tener, a priori, algunas ideas acerca de qué hacer o de herramientas/servicios a utilizar.

Fuente

Jordi Martí

XarxaTic

Facebook Comentarios
x

Check Also

En centros electorales /
Las clases serán suspendidas entre el 6 y 11 de diciembre

Caracas.- Las instituciones educativas privadas y públicas que sirven como centros de votación suspenderán actividades escolares a partir del 6 hasta el 11 de ...