.intrinsic-container { position: relative; height: 0; overflow: hidden; } /* 1160x200 Aspect Ratio */ .intrinsic-container-1160x200 { padding-bottom: 17.24%; } .intrinsic-container iframe { position: absolute; top:0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }
Home / Gente de mi pueblo / Pedro Francisco Mirabal Blanco: Músico, pintor y fotógrafo

Pedro Francisco Mirabal Blanco: Músico, pintor y fotógrafo

Cada mañana, durante seis años, ese hombre de traje y corbata negros nos visitaba en la Casa de la Cultura que dirigíamos, aquellos años setenta. Recorría toda la avenida Bolívar del pueblo de los Morros.

Caminaba lento, midiendo cada paso. Lo recordaremos mientras nos quede vida consiente. Mucho nos animó en nuestro empeño en fundar una Escuela de Música y un taller de Artes Plásticas. Cristalizados ambos proyectos por apoyos como el suyo, y los del Profesor José Palmar Lara, del Profesor Francisco Crespo Sevilla y del pintor Eugenio Espinoza

Ese hombre era músico, pintor y fotógrafo. Tenía una voz grave, bien timbrada y de perfecto pronunciar. Daba gusto escucharlo cuando llegaba: dos veces un “buenos días “ y un ” hasta mañana, si Dios quiere”.

Infaltable el condicionante. “Si Dios quiere”. Era un católico practicante que dejó huella honda por su buen vivir, vida sencilla, a la vista de todos y un legado de buen número de marchas fúnebres y religiosas:”Madre Mía”, “Misa a dos voces en Re mayor”, “La dolorosa”, ”Mártir del Gólgota”, ”Santa Cruz” Y ”El Calvario”.

 Compuso una “Elegía para Lazo Martí”, la cual, a juicio del músico y musicólogo nacido en San Juan de los Morros, Pedro Moisés Layatorres, es una creación digna de los mejores escenarios del mundo.

Ese hombre, ese amigo nuestro, se llamó Pedro Francisco Mirabal Blanco, nacido en Calabozo el 24 de julio de 1890. Comenzó estudios de música en su ciudad natal a los catorce años, con el profesor Juan Vicente Gutiérrez. Al año de haber comenzado, ya era integrante de la Banda Marcial del Estado Guárico en Calabozo y luego en San Juan de los Morros, desde l934, cuando fue trasladada la capital del Estado Guárico.

La obra del Profesor Mirabal como compositor fue pródiga. Memorables son las procesiones de Semana Santa cuando la banda interpretaba sus marchas:”Resurrección”,”San José”, ”Fruto Divino” y “Consolación”.

En las Fechas Patrias, no faltaban en el repertorio las marchas Militares “Los Cadetes”, “A Bolívar”,” y “Paso al frente”, entre otras.

 Mirabal desplegó intensa actividad en Los Teques, donde fundó y dirigió. La Banda Marcial de la Penitenciaría General de Venezuela fue también obra suya. En el patio de su modesta vivienda enseñaba música. Tuvo entre sus alumnos destacados, a Ángel Eduardo Acevedo y a los hermanos Páez Graffe.

PINTOR Y FOTOGRAFO

El profesor Pedro F. Mirabal destacó también como artista plástico. Dejó en sus cuadros-oleo sobre tela-, paisajes de su llano, entre ellos los esteros de Camaguán, garceros, ordeño, arreo de ganado, pilanderas, entre muchas otras.

 Pintó a Los Morros de día y de noche, vistos desde diferentes lugares del pueblo, también calles de Calabozo y de San Juan. En los corredores de la Casa Amarilla, Residencia oficial de los Gobernadores del Estado Guárico, hubo un buen número de cuadros del maestro, los cuales fueron retirados y sabrá Dios donde fueron a dar.

La ignorancia de un Gobernador arremetió contra un patrimonio artístico y cultural. Lamentable, como muchas otras acciones y omisiones de gobernantes, algunas rayanas en la necedad, como quitarle el nombre a la Casa Amarilla.

Mirabal fue fotógrafo y recogió imágenes del San Juan de los Morros de los últimos años del gomecismo: Calles, casas, esquinas, Gobernación, Plaza, personajes, obras públicas y sitios turísticos.

 Por su lente conocemos a la estatua del patrono San Juan Bautista en su versión original, tal como la concibió y proyectó el escultor caraqueño Alejandro Colina (1901-1976), la cual tenía el brazo derecho alzado, con una concha marina en su mano, de cuyo centro debía brotar agua en alegoría al bautismo en el rio Jordán.

A comienzo de los años setenta del siglo pasado, el Maestro Mirabal nos facilitó un buen número de fotografías de San Juan de los Morros, y las exhibimos en una exposición en la Casa del Periodista, elogiada por los doctores Enrique Olivo y Ramón de Jesús Heredia, hijos ilustres del pueblo de los Morros.

Mirabal, persona, personaje y personalidad, fue fiel exponente del honeste vivere. Nacido del vientre de doña María del Rosario Blanco, fue su padre Pedro de Jesús Mirabal. Por vía paterna, era nieto del General Joaquín Crespo. Nos contaba episodios de La Legalista, la Libertadora y La Rehabilitación, como si hubiera estado en los escenarios de esas revoluciones de finales del siglo diecinueve y comienzos del veinte.

Un día, a comienzo de los años sesenta, Mirabal llegó a la casa de nuestro padre, con “Un obsequio por todas sus atenciones a mí, a mi mujer y a los muchachos, siempre con esmero y sin cobrarme ni un céntimo”.

Ranuárez quitó el envoltorio de papel de periódicos y allí, en una preciosa acuarela, estaba la figura de un médico, con el rostro de Ranuárez, luchando contra la muerte que se llevaba a un paciente. Conservamos el cuadro con especial afecto.

Mirabal cerró sus ojos a los noventa y dos años, el doce de diciembre del año mil novecientos ochenta y dos. Sus restos fueron velados en la Casa de La Banda, y luego sepultados en el cementerio de San Miguel Arcángel. Con la memoria del ilustre músico, pintor y fotógrafo a quien tanto debemos, estamos en deuda.

Argenis Ranuárez Angarita

Facebook Comentarios
x

Check Also

Pensionados recibirán pago de retroactivo este jueves

El Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) informó que este jueves, 14 de septiembre,  se realizará el pago del retroactivo para los  pensionados, ...