Home / Gente de mi pueblo / Partió Rafael Tortolero cronista del geriátrico

Partió Rafael Tortolero cronista del geriátrico

Rafael Augusto Tortolero era su nombre. Vio la luz del mundo en Montalbán, Carabobo el 5 de septiembre de 1927.

Prestó servicios en el antiguo Ministerio de Obras Publicas, en el Departamento de Mecánica Pesada. Un accidente limitó su locomoción y desde julio de 1985, por voluntad y decisión propia ingresó a la Unidad Geriátrica y Gerontológica Dr. Francisco Lazo Martí de San Juan de los Morros, institución promovida por el comerciante Don José Castillo Toro, y hecha realidad gracias al empeño y tesón de un comité coordinado por Castillo e integrado por Don Ángel del Corral, Don Vicente Ramos y otras personalidades, con gran apoyo de la cámara de comercio presidida por el calaboceño Rogelio Pérez Hernández.

La institución en la cual vivió Tortolero 32 años, ha tenido varios nombres: Asilo, hogar Geriátrico, siempre con el médico y poeta calaboceño Francisco Lazo Martí como epónimo..

Tortolero era el residente más antiguo en la institución. Destacó por su espíritu emprendedor, solidario y su sentido de pertenencia. Su pasión por la historia lo llevó a ser Cronista ad-honoren.

Muchas veces compartimos con ese caballero ejemplar, horas de conversa sobre los más variados temas.

Fue un gran lector, con prodiga memoria. Jamás le escuchamos queja alguna a pesar de su vida anclado en una silla de ruedas. Le obsequiamos fotografías que guardaba con celo, entre ellas, la inauguración del Geriátrico por el Gobernador Fernando Alvarado Guzmán en 1968.

Hace unos días fuimos a esa institución a conversar con los residentes sobre el epónimo, Tortolero tomó la palabra, con su verbo fácil, pausado, respetuoso. Se refirió a nosotros, para nuestra intima satisfacción.

Fue la última vez que lo vimos. Siempre ídem, sonrisa breve, mirada limpia, gesto cordial, sin amarguras en el alma, un ejemplo para tanta gente joven que se rinde, reniega, se entrega, dice, desdice y maldice.

Tortolero se fue de cuerpo, su recuerdo se quedó en quienes le conocimos en toda la entrega de su corazón bueno. Cuando se escriba completa la historia de vida Institucional, Rafael Augusto tendrá página escrita en letras de oro.

Ayer volví al geriátrico. Juan Germán Roscio fue el personaje escogido por ellos para nuestro encuentro. Una tristeza infinita invadió nuestra alma al no verlo, no escucharlo. Nos queda aquí, para siempre. Justo aquí.

Argenis Alí Ranuárez Angarita

Facebook Comentarios
x

Check Also

Ana Torrealba: De noble estirpe

San Juan de los Morros.- Doce fueron los hijos del sabio Torrealba. Todos estudiaron en la Escuela Aranda, y luego en el Liceo Roscio. ...