Home / Gente de mi pueblo / Carlos Vargas: Una esperanza

Carlos Vargas: Una esperanza

Vimos, oímos, escuchamos y apreciamos en su merecida justeza y valor, a un joven venezolano a quien conocemos desde su venida al mundo, con quienes hemos compartido sueños, inquietudes, juegos y cuentos en días de contacto con la naturaleza- campo y mar-, fortuna que tenemos, motivo de honra y sano orgullo.

Carlos Eduardo Vargas Palencia, amigo hijo de amigos- Elizabeth y José-, nieto de contertulios nuestros, Coronel Carlos Palencia y José Indalecio- Mencho- Vargas.

Fue el Martes 21 en Televen, programa “Regiones”, conducido por Carlos Croes. En breve entrevista, fue capaz de informar sobre lo que ocupa sus días y parte de sus noches: la ONG “Mil y una Ideas para mi País” de la cual es Director- Ejecutivo proyecto destinado a jóvenes venezolanos sin condiciones asociativas por diversas razones y motivos, fundamentalmente por la desmotivación que ocasiona la crisis actual que vive el país, con la creatividad y la innovación como resultado por parte de quienes no están incluidos ni vinculados.

Carlos Eduardo vio la luz del mundo en Caracas, de padre nacido en este San Juan de los Morros de nuestra irrenunciable querencia.

Tiene 23 años y ya cuenta en sus apreciables avances: Vicepresidente del Centro de Estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello, Abogado graduado en esa universidad, Secretario de Asuntos Externos UCAB, participó en conferencias y foros como Plan País, Jóvenes de las Américas, orador invitado a la Conferencia Converge y Conferencista en la Cumbre One Young World, en Bangkok, Tailandia, ante 1900 jóvenes de 198 países, compartiendo escenario con el Premio Nobel Kofi Anam, en una conferencia dictada en inglés – uno de los idiomas que domina, y presentado por el ex presidente Quiroga, Asesor del Centro de Derechos Humanos de Venezuela, participó recientemente en el Harvard Model United Nations y en el Campeonato Mundial Universitario Debate en Español y en Concurso Interamericano sobre Derechos Humanos, entre otras tantas actividades relacionadas con la Juventud y con Derechos Humanos y la corrupción. Triunfos para Venezuela. Un líder juvenil mundial.

En el programa de Croes, como siempre, puntual, preciso, claro. Elegido y escogido, allí donde mucho mas allá llegará, con convicciones que animan a la acción, con firmeza en la decisión, con seguridad en los pasos, con temple de diamante de altos kilates, bien tallado a fuerza de principios, esfuerzos y coraje.

Respondió sobre los objetivos de su acción: acabar con el estigma de que los jóvenes no son capaces, que pueden quedarse en Venezuela, incorporarse a una cultura publica innovatoria, conectados a los que le gusta, para lo cual han realizado festivales, con oportunidades, en proyecto que incluye a los jóvenes indígenas campesinos, discapacitados y en situación de riesgo.

La palabra de Carlos Eduardo me inspira confianza, le creo, por conocerlo y conocer a los suyos y conocer y conocer muy de cerca sus aptitudes y actitudes, y a la capacidad creadora de su pensamiento y por conocer la disposición de ánimo que lo mueve, le creo.

Si nosotros aquí, en nuestro rancho, somos capaces de elevarnos por encima de nuestros dolores del cuerpo que amenazan con borrarnos hasta la sonrisa, sintiendo la emoción de saberlo tan nuestro, tan a la medida del compromiso histórico de la juventud de la Venezuela de hoy, ¿cómo se sentirá de feliz la noble abuela, la Profesora Trinidad, de verlo, oírlo, escucharlo y saberlo desde ya, a esa edad, un triunfador?

Copa en alto, allá en Campo Aventura,- entre Barcelona y Anaco-,, le dije a sus padres: Esos muchachitos de ustedes romperán barreras de silencio, de ausencias y de miedos y llegaran lejos, muy lejos. Su hermano Octavio hubo de ausentarse temporalmente del Pais, con la intención irreversible del regreso, cuando los emprendedores tengan abiertos espacios y lugares para desarrollarse a plenitud, y aportar para el desarrollo de Venezuela. Se lo dije a sus padres mientras Carlos Eduardo jugaba ajedrez y Scrable con nuestro Diego.

Tenemos motivos y razones para la esperanza, sumar voluntades para recomposición, reacomodo, restauración y revalorización, todo en re mayor, y en eso anda nuestro amado Carlos, Carlos Eduardo Vargas Palencia, amigo hijo y nieto de amigos, un triunfador cuyos logros ni lo envanecen ni lo distancian, un camino que apenas comienza, una esperanza que contribuye a mantener el racional optimismo sobre el futuro de la Patria de Bolívar.

Argenis Alí Ranuárez Angarita

Facebook Comentarios
x

Check Also

Ana Torrealba: De noble estirpe

San Juan de los Morros.- Doce fueron los hijos del sabio Torrealba. Todos estudiaron en la Escuela Aranda, y luego en el Liceo Roscio. ...