Home / Entrevistas / Todo lo que debe saber sobre el misterioso “Gas Rojo”

Todo lo que debe saber sobre el misterioso “Gas Rojo”

 

Manifestantes que marchaban el sábado en la avenida Libertador informaron que entre las bombas que las fuerzas policiales lanzaron hubo algunas que botaban humo de color rojo. Expertos aseguran que los gases lacrimógenos no deberían tener ningún color y explican que se pudo tratar de una estrategia para intimidar a quienes protestaban.

“Los gases lacrimógenos no tienen ningún color. Los colores son usados para alterar psicológicamente a la gente que se adelanta, el humo de color se asusta”, explica Christian Fuentes, experto en seguridad y riesgos.

“Todos los gases son tóxicos, pero el nivel de toxicidad de estos (los lacrimógenos) es manejable para los humanos. Cuando las protestas de 2014 también lanzaron el humo verde y se dijeron muchas cosas sobre eso. Ellos lo que están buscando es causar mayor temor en la población”, agrega Fuentes quien también es profesor en la Universidad Central de Venezuela (UCV).

“Dentro del arsenal de la Policía Nacional Bolivariana existen dos tipos de gases: el CN, una base de cloroacetofenona, y el CS que clorobencilideno malononitrilo.

Estos gases son irritantes, causan presión en el pecho, dificultad respiratoria y lagrimeo en exceso. Pero cada persona reacciona distinto, en un asmático o en una persona de la tercera edad pueden ser más peligrosos”, explica Fuentes.

Vienen de Brasil

El criminalista Werther Blanco agrega que los gases que utilizan las fuerzas policiales “tienen una codificación por colores. Pero eso no significa que el humo tenga un color particular, porque sino el gas CS sería de color azul. Ambos gases, el CS y el CN son transparentes. Lo que vieron hoy fue una granada de humo marca Condor, que fueron las que mandó Brasil para acá en 2014″.

Sobre las características de los dos compuestos químicos, Ángel Santorelli, quien es licenciado en química por la UCV y realiza una maestría en Química orgánica en la Universidad Simón Bolívar (USB) explica que “ninguno de los dos compuestos (cloroacetofenona y clorobencilideno malononitrilo) deberían ser rojos”.

“En este caso a lo que llaman gas, es en realidad un sólido disuelto o suspendido en un solvento, el cual se rocía en forma de aerosol cuando es usado. Habría que saber qué solvente es, de allí podría venir el color, puede sea un añadido y que esté coloreado“, agregó Santorelli.

Como defenderse de las lacrimógenas

A través de redes sociales surgieron opiniones diversas con respecto al humo rojo. Sin embargo, la profesora de la Universidad Simón Bolívar (USB) Mónica Krauter y la cuenta de la asociación civil Provea aseguraron que la coloración en las bombas lacrimógenas tiene como fin identificar a quienes protestan.

La profesora Mónica Kräuter (@mkrauterusb en Twitter) preparó un documento muy nutrido sobre este tema explicando que las bombas lacrimógenas que se utilizan en Venezuela son mayoritariamente del tipo gas CS, que en rigor no es un gas sino un polvillo muy fino, insoluble en agua, que se libera a la atmósfera en forma de humo o aerosol.

El compuesto base de una lacrimógena es el orto-clorobenzilideno malononitrilo que al vencerse (revisa las denuncias recientes sobre lacrimógenas vencidas) multiplica su toxicidad, porque el gas CS hidroliza (descompone sustancias orgánicas e inorgánicas complejas en otras más sencillas por acción del agua) produciendo clorobenzaldehído y malononitrilo y este último también hidroliza, generándose cianuro que además de tóxico, por encima de ciertas concentraciones, es letal.

 ¿Qué te puede pasar?

Al estar expuestos a las bombas lacrimógenas suele presentarse abundante lagrimeo, irritación fuerte en las mucosas (ojos, nariz, boca y garganta), ganas de toser y estornudar, salivación excesiva, náuseas, dolor de cabeza o ardor en la piel, pero este efecto debe pasar en corto plazo (máximo 30 minutos). Si presentas vómito excesivo, desorden gastrointestinal, disnea, pérdida de la conciencia, convulsión, movimientos involuntarios o taquicardia, tienes que ir a un médico, porque trascendió del sistema respiratorio al sistema circulatorio y nervioso.

Las lanzaron, ¿y ahora?

– No corras, camina. Al correr, hiperventilas, por lo que respirarás más polvo.

– No te tires al piso, por dos razones: moverte te hará menos vulnerable y además, el polvo siempre va a caer al piso, si estás allí, acumularás más.

– Para neutralizar químicamente su efecto, necesitas un paño limpio que te cubra la nariz y la boca, humedecido con bicarbonato de sodio diluido en agua, o algún antiácido como el Maalox.

No uses vinagre porque también es un ácido.

– No uses crema dental porque su densidad atrapa el polvo e inhalarás más.

¡Me arde!

– Para la irritación ocular deja lagrimar los ojos, trata de no tocártelos ni rascártelos. Lo ideal es lavarlos luego con mucha agua, de arriba a abajo.

– Debes tratar de respirar siempre por la nariz, nunca por la boca.

– Pasado el ardor, un caramelo te ayudará a disipar un poco el efecto en la boca y la garganta.

Si pasado un tiempo prudencial, mantienes irritación en la piel, debes usar Caladryl o algún equivalente.

 

Al llegar a tu casa

Báñate con mucha agua y jabón para quitarte lo que se haya adherido a tu cuerpo, máxime si usaste algún tipo de protector solar.

– Tienes que lavar muy bien la ropa, el calzado y los accesorios expuestos (gorra, bolso, koala, colitas de pelo, etc.); recuerda que el polvo puede estar activo por 5 días o más.

Para la próxima vez

– Trata de usar un pantalón grueso (olvida los jeans con huecos) y una franela manga larga. Todo lo que uses debe ser cómodo, desde el sostén hasta las medias.

– Refuerza el nudo de tus trenzas, dos veces como mínimo, cuando tengas que desplazarte con rapidez, que una trenza desamarrada no te lo impida.

– Trata de no llevar accesorios frágiles: relojes, cadenas, zarcillos largos, nada que comprometa tu desplazamiento cuando este sea acelerado.

 

Si llegarán a agredir tu edificio

Trata de meterte en un baño con la ducha y el lavamanos abiertos dejando fluir agua, preferiblemente tibia para que el vapor atrape el polvo y lo precipite. Luego del ataque, ventila al máximo el lugar y límpialo. Lo ideal es aspirar y luego pasar paños húmedos por todas las superficies. ¡No vayas a barrer!, eso solo levantará el polvo. Por último, no ingieras alimentos que hayan estado expuestos al polvo.

¿Qué hace letales a las bombas lacrimógenas?

Condiciones pre-existentes de la persona: asmática, alérgica, hipertensa o que padezca alguna enfermedad cardiovascular, respiratoria, pulmonar obstructiva u ocular.

– Vulnerabilidad: especialmente bebés, niños, mayores de 60 años y mujeres embarazadas.

– Factores ambientales: espacios cerrados o con poca ventilación.

– Concentración: Si estás expuesto por tiempo prolongado o en repetidas oportunidades.

 

Efecto Cocuyo 

Facebook Comentarios
x

Check Also

Juan Simoza: Hay más de 30 mil casos de paludismo en el estado Sucre

Caracas.- El presidente del Frente Muller Rojas y candidato a la alcaldía del municipio Cajigal del estado Sucre, Juan Simoza informó que los candidatos ...