Home / Entrevistas / Carlos Raúl Hernández: el radicalismo solo ha servido para consolidar el Gobierno

Carlos Raúl Hernández: el radicalismo solo ha servido para consolidar el Gobierno

Entrevistado por: Vanessa Davies / Contra Punto

“Si este gobierno se va por una vía que no sea democrática los problemas apenas comenzarán”, dice el sociólogo y analista. Piensa que, en el año y medio que le resta a Maduro, se deben fijar los términos para una transición civilizada

Está más que acostumbrado a recibir los palazos de la política venezolana: los del cuerpo y los de la palabra (tal vez más dolorosos que los primeros). Por eso, a Carlos Raúl Hernández no lo arredran las reacciones que pueden generar sus análisis y propuestas. No lo asusta, por ejemplo, que por decir que el presidente Nicolás Maduro es un político astuto y hábil lo acusen de “gobiernero”. O que por plantear para Venezuela una transición como la de Nicaragua entre el gobierno sandinista y la presidenta Violeta Chamorro (con un opositor en Miraflores y un chavista en el ministerio de Defensa, si fuese el caso), le digan que se “fumó una lumpia”.

Su medida de la justicia es severa con el liderazgo opositor, pero lo es aún más con quienes ocupan la jefatura del Estado. No es que Hernández lanza flores a unos y piedras a otros. Las piedras, en todo caso, son para todos. Decirle a un gobierno que vive en una obra de teatro de Eugenio Ionesco no es, precisamente, un piropo. Y el sociólogo, profesor universitario, articulista de opinión y exsenador de “la Cuarta”, lo hace.

Con su franela negra, sus bluyines y los ojos cubiertos por un par de lentes, Carlos Raúl Hernández llegó a las oficinas de Contrapunto este viernes 7 de abril. Un día antes (jueves), la oposición había intentado marchar hasta el centro de Caracas (por segunda vez en una semana). Un día después (sábado), la escena se repitió, pero con algunos añadidos: gases lacrimógenos contra palmeros de Chacao y contra los bomberos que apagaban el incendio en el comando de campaña de Henrique Capriles; la quema de la sede de la Dirección Ejecutiva de la Magistratura. Su comentario acerca de la obra de Ionesco en la que, a su juicio, está metido el Gobierno, pareciera cobrar un nuevo significado. 

-¿La situación del país es normal, como dice el gobierno?

-No es un país normal para nada. El gobierno vive en una obra de teatro, estilo Eugenio Ionesco, donde pasan cosas insólitas y las presenta como si fueran normales. Es como La cantante calva. Aquí se finge una normalidad que no es cierta. ¿Cómo puede ser normal un país en el que la gente no puede ni ir a un cine? Estamos viviendo en un campo de concentración psicológico. El rechazo al gobierno es unánime. 

Sostenido por un gancho: los militares

-¿En qué punto del conflicto nos encontramos en Venezuela?

-Es una situación muy trágica la que estamos viviendo. El Gobierno quiere mantenerse en el poder y no se sabe ni siquiera si aceptará la alternabilidad constitucional, no lo dice enfáticamente. Y resulta que desde el punto de vista del manejo del Estado nos dirigimos a una situación de caos.

-¿Por qué?

-Por la condición de Estado fallido como consecuencia de que el Estado no está en condiciones de cumplir con sus funciones. La función de resguardo de la seguridad y la soberanía nacional la ha perdido; la soberanía la controlan cada vez más grupos irregulares como narcotraficantes, megabandas o colectivos. Hay una especie de Estado paralelo, hamponil. Aparte de eso, el hampa es un poder demasiado grande. Económicamente el país está colapsado, no controla la economía. Hay ingobernabilidad económica y social. Le quedan elementos de gobernabilidad política que no se deben al gobierno, sino al apoyo militar. El gobierno está sostenido por un gancho, que son los militares. 

-¿No tiene nada de pueblo?

-Es una minoría muy escuálida, de 17% o 12% según encuestas. Todavía el Estado tiene un mínimo de capacidad de esa clientela. 

-¿El apoyo al Gobierno es todo clientelar?

-Es gente que vive del Estado; empleados públicos, gente que recibe misiones. Es una especie de círculo concéntrico que vive alrededor del Estado. Eso configura las características de un Estado que va rumbo al caos.

-¿Eso lleva hacia dónde?

-Hacia la violencia sistemática. Mucha gente pareciera que invoca un golpe de Estado, que puede meternos en problemas peores.

-¿Por qué?

-Los militares que conocemos están formados con los mismos prejuicios ideológicos que el gobierno, solo que menos matizados y más radicales. No creo que haya militares ilustrados que hagan un política económica adecuada, una política social correcta o que reinstitucionalicen el país. Aquí vendría una lucha entre fracciones militares, que llevaría a una situación como la de Argentina.

Que se vaya, pero democráticamente

-¿Cuál es la responsabilidad de la oposición?

-La oposición tendría la obligación de pensar en términos estratégicos, no solo en términos tácticos. Hay una comprensible angustia por salir del gobierno, pero si el gobierno se va por una vía que no sea democrática los problemas apenas comenzarán. Espero que se vaya democráticamente.

-¿Qué pasará si no se va democráticamente?

-Si no se logra un acuerdo de gobernabilidad con los que salen, como ha ocurrido en Nicaragua o Chile, y que implica una negociación y garantías de parte y parte, vamos a enfrentar una situación en la que cualquiera que sea el Jefe del Estado va a tener un Estado paralelo. Necesitaría una base de gobernabilidad con el otro sector político para hacer las reformas económicas. Nadie solo podría emprender una tarea tan grande.

-¿Como pueden dirigentes del oficialismo hacer acuerdos con quienes claman por venganza?

-Es comprensible en la población, pero no se perdona que los dirigentes actúen así, porque son dirigentes para pensar la política más allá de la venganza. Sin acuerdos no hay cambio positivo. Puede haber una situación peor.

-¿Realmente puede ser peor?

-A veces pensamos que llegamos al sótano, pero hay como 15 sótanos. 

-¿En cuál estamos?

-Estamos en el primero, que es bastante, pero podemos bajar más. Todavía la gente come, pero puede llegar a haber una hambruna. Los alimentos no florecen solos. Si el gobierno sigue en la actitud de que no le interesa la producción, vendrá una hambruna. Nos quejamos mucho, tenemos una inflación de 800% o 1.000%, pero en Nicaragua hubo inflación de 40.000%. No hemos visto hiperinflación. La hiperinflación sería otro sótano terrible. Ahora tenemos el dólar en 4 mil bolívares, pero puede llegar a 100 mil bolívares. 

Plan de emergencia: calendario electoral

-¿Cuales son los términos de esos acuerdos políticos?

-Lo fundamental es quitarse la idea de la cabeza de que puede haber retaliación. Eso sería terrorismo judicial, usar los tribunales para castigar a enemigos políticos, y eso no se puede. Ningún país que ha hecho transiciones ha podido ni ha querido buscar retaliaciones. Hay que quitarse la idea de usar la justicia como instrumento de retaliación.

-¿Qué más?

-Lograr un acuerdo mínimo con otros sectores dentro del chavismo para impulsar una reforma económica, que va a ser problemática.

-¿Podría haber algo, en materia económica, peor que esto?

-Esto nos ha hundido en la enfermedad y ahora necesitamos un remedio que es duro. La gente tiene que producir, y para que haya producción hay que trabajar. Necesitamos inversiones. Si no, el país seguirá en la onda de Argentina. 

-¿Cómo hacer el acuerdo para algo así?

-Es un acuerdo a largo plazo, pero por el momento tenemos cosa más urgentes. Un plan a corto plazo, de emergencia, que sería lograr que el gobierno, gracias a la mediación internacional, se comprometa con el calendario electoral. Las elecciones de gobernadores para este año y las presidenciales para el año que viene. Parece mentira que sea necesario un esfuerzo tan grande, pero es así. Al paso que vamos no va a haber ni siquiera eso. Habría que pedirle por favor a la comunidad internacional que se involucre en el caso venezolano; que regresen.

-¿Con los facilitadores que ya estaban? 

-Hay un grupo de mediadores que está nombrado. Con esos mediadores y con otros más. Hay prejuicios con algunos de ellos, pero hay que entender que es lo único que tenemos: la posibilidad de que la mediación internacional nos ayude para que haya elecciones.

-¿Y el escenario de adelantar las elecciones generales?

-No creo en eso. Eso no está en la Constitución. Hay que arrancarle al gobierno lo máximo que esté en condiciones de dar: elecciones regionales este año y presidenciales para el que viene.

En mal momento, pero vivo

-¿Las protestas han debilitado al gobierno?

-El gobierno está en un mal momento. En los últimos días se ha llevado una paliza por todas partes.

-Pero no se ve débil

-Su imagen internacional ha caído profundamente. Pero siguen enganchados al aparato militar. Me pregunto: esas manifestaciones, ¿cual es su objetivo? Ramos Allup dijo que era lograr elecciones de gobernadores, pero lo que se siente en la marcha es que cada uno dice lo que quiere. Hay una cosa abstracta que llaman elecciones, que no se sabe qué son. Si son elecciones de gobernadores hay que involucrar el interior del país. Creo que el movimiento sería mucho más útil si estuviera marcado por las elecciones regionales. 

-¿El Gobierno va a superar el mal momento haciendo lo que está haciendo?

-No me gustan los pronósticos, pero trato de pensar el mecanismo práctico por el cual el gobierno podría salir. El único sería un movimiento militar, que sería de entrada rechazable. No tengo ninguna razón para creer que los militares lo van a hacer mejor. 

-¿Maduro debe terminar su periodo?

-Ninguna cosa que rompa el hilo constitucional es buena. Que el señor termine su periodo, haga elecciones y que se establezcan los acuerdos para que haya un cambio de gobierno civilizado. Lo otro es que Maduro pretenda perpetuarse, y entonces entraríamos en un nuevo periodo. Con Trump allí no me gusta esa perspectiva. 

-¿Por qué?

–Trump es un tipo muy peligroso. No es un político. Es un caudillo populista y demagogo. 

-¿Qué podría hacer en Venezuela?

-No sé, pero creo que nada bueno.

-Pero entonces tiene razón el Gobierno cuando dice que nos van a invadir.

-No creo que nos van a invadir, pero se abre una situación impredecible si el Gobierno insiste en que no haya elecciones. Si no hay elecciones, entramos en una fase en la que seremos juguetes de la fatalidad. La decisión la tomarían las potencias. 

El Vaticano debe involucrarse directamente

-¿Qué hacemos en este año y medio los venezolanos para no llegar a eso?

-Hay que buscar una salida civilizada, pero nadie ayuda. 

-¿Como ayudar en este año y medio?

-El Vaticano debe involucrarse muy directamente. Pero la Conferencia Episcopal descalifica el dialogo. La iglesia tendría que ayudar mucho con un cambio de actitud, convertirse en un factor activo para buscar una salida. Deben asumir el papel de negociadores, de intermediarios. El rol de Almagro hubiese sido mucho mejor si ayudara a buscar una salida. En un ambiente tan crispado, eso suena como un sermón de la montaña. Tengo 18 años viendo cómo el radicalismo ha consolidado al gobierno. El gobierno se estabilizó plenamente gracias al retiro de la oposición en las elecciones parlamentarias de 2005. Creo que es el error de política más grande que se ha cometido en los últimos años, y eso fue producto del radicalismo. 

-¿Esto del presente se veía venir?

-Sí. Lo vi venir desde el comienzo. En primer lugar, el currículum de Hugo Chávez era haber dado un golpe de Estado, un golpe cuyo entorno intelectual era de extremísima izquierda. Los teóricos planteaban decretos de Pol Pot (régimen que gobernó Camboya). Si los ves hoy día, se te paran los pelos. La izquierda vivió un debate muy intenso sobre la democracia, pero con Chávez se asocio al principio el sector que no participo en ese debate: los grupos más duros, la izquierda más dura. Conocí personalmente a Chávez, y siempre fue un tipo megalómano. 

-¿Usted piensa que Chávez no hizo nada bueno?

-Es una pregunta absoluta. Pudiera haber hecho cosas buenas, pero el balance global de su gestión es un desastre. Venezuela era un país al que todos cuestionábamos, pero la gente estudiaba, comía, vivía, tenía buenos trabajos, con todos los errores. Era un país modelo para América Latina. 

Un político hábil

-Si todo era tan bueno antes, ¿por qué llegamos a esto?

-Porque hubo una ruptura entre los factores de poder, por el odio ancestral hacia Acción Democrática y hacia Carlos Andrés Pérez. Se produjo una fusión entre los que estaban resentidos con AD y los que estaban resentidos con Pérez por la lucha armada, y eso se convirtió en una alianza de izquierda y derecha para acabar con CAP y con el régimen democrático. Quienes votaron en el Congreso Nacional por la salida de Pérez de la Presidencia, en 1993, fueron los dos partidos del sistema. Si ellos no votan eso, CAP no sale del poder y no queda Chávez como un héroe. 

-¿Pero ese orden de cosas tenía recuperación?

-La gente hablaba con mucha razón de la corrupción. La hubo en una medida muy menor de la que creíamos. Pero en ese momento se producían las grandes reformas, que iban contra esos defectos: elección de gobernadores y de alcaldes, reforma del Estado, apertura económica, que eran medicinas contra la enfermedad. 

-¿Dieron algún resultado?

-Estaban dando resultados extraordinarios, se incorporaron nuevos sectores a la política. Y al mismo tiempo la economía estaba creciendo. Pero se rompieron los ejes del poder: el sindicalismo, la fuerza armada, empresarios, medios, y eso hace que la sociedad empiece a tambalearse.

-A su juicio, ¿fue peor el remedio que la enfermedad?

-Claro. Lo estamos viendo. Venezuela, con el ingreso que ha tenido el periodo revolucionario, debería ser un país desarrollado. Si se hubiese invertido como debía, seríamos Dubái.

-¿Usted piensa que Maduro tampoco ha hecho nada positivo?

-Seguramente habrá hecho algo bueno, pero el balance es muy malo. ¿En qué avanzó Venezuela? En nada. Las variables sociales y económicas son desastrosas. No habíamos tenido población comiendo basura, como hoy. Pero me irrito cuando oigo que le dicen burro: si es tan burro, ¿por qué tiene arreado al sector que se las da de democrático?

-¿Lo ve como un político hábil?

-La gente le quita todo mérito, pero ha logrado superar situaciones incómodas. Ha demostrado que es astuto y mucho más hábil que sus adversarios.

El objetivo deben ser las elecciones

-¿No habrá salidas para Venezuela a corto plazo?

-Nuestros únicos objetivos, para mí, son lograr asegurar los procesos electorales: este año, gobernaciones y alcaldías; el próximo, presidenciales. Yo iría de rodillas a Vaticano o a Sorte con tal de que eso se pudiera dar. Eso rompería el esquema totalitario.

-¿Y si no hay elecciones presidenciales?

-Estaríamos en manos de un manejo como el que vemos en Siria. Se los digo mucho a quienes tienen la esperanza de que habrá un cambio por salir a manifestar. Bashar Al-Assad ha destruido el país, las ciudades de Siria son fantasmas y él sigue consolidado en el poder porque lo apoya Putin. No quisiera nunca que Venezuela bajara al sótano 18, que es una situación así. 

-En su opinión, ¿qué llevaría al gobierno a aceptar la entrega del poder?

-El sentimiento predominante en el gobierno es el pánico. Los chavistas tienen un inmenso temor de que se suelten los demonios si ellos pierden. Algunos chavistas decían que preferían un golpe de Estado, que el revocatorio. 

-¿La oposición no alimenta ese temor?

-Si no hay acuerdos y negociaciones no hay cambio positivo. En el Gobierno tienen poder de fuego, lo han demostrado. Han jugado con el TSJ, con la Fuerza Armada, con el CNE. La oposición venía en una secuencia de victorias electorales desde 2006, y se engolosinó y pensó que era el momento de darle el palo a la lámpara con el referéndum revocatorio.

-¿Fue un error?

-No hubo revocatorio y no hubo lo que sí debía haber habido: elecciones de gobernadores, que eran un paso estratégico fundamental para una salida suave, de transición. 

-¿Qué lleva a un gobierno a aceptar que debe dejar el poder?

-Lo mismo que llevó a Augusto Pinochet a entregar el poder.

-¿Compara a Maduro con Pinochet?

-Me refiero a casos autoritarios. Pinochet, en Chile, era un dictador feroz y entregó el poder. Daniel Ortega, en Nicaragua, era un comandante duro y entregó el poder. Lo hicieron porque tuvieron garantías. Ortega pidió que su hermano fuera el ministro de la defensa, por ejemplo. ¿Y Pinochet? Siguió con el control de la Fuerza Armada, y lo aceptaron. Si alguien dice eso aquí, lo matan, lo guindan. 

No puede haber ingenuidad

-¿Hay ingenuidad en la oposición?

-Lo imperdonable es la ingenuidad de los dirigentes. Si hay ingenuidad en los dirigentes, esto no va para ningún lado. Los dirigentes deben ser como son los políticos: deben hacer maniobras. Prefiero que sean así y no que sean bobos.

-¿Lo que pasa en la OEA cambiaría la situación venezolana?

-Es muy fácil de medir. Con 18 votos pueden intervenir en la política venezolana con el llamado al dialogo y una comisión de amigos de Venezuela que interceda. Pero no lo pudieron hacer. Con 21 votos expulsarían a Venezuela, lo que sería una tragedia para la oposición, mas no así para el gobierno.

-¿Por qué sería una tragedia para la oposición?

-Es como si a alguien lo van a asaltar, se encierra en un baño y el atracador entra. Pero tengo que reconocer el enorme valor que están demostrando los dirigentes de la oposición. Se la están jugando al dar el ejemplo: están con la gente, corren riesgo. Es un mérito extraordinario. 

-Tal como estamos, ¿podemos seguir como sociedad?

-Pienso en la ley de Murphy: no importa lo mal que estemos, siempre podemos estar peor. Hay muchos países que han venido de mal en peor. 

-¿Qué hacemos con la rabia que la gente se tiene? ¿Cómo nos reagrupamos?

-Eso ha ocurrido en todos los países donde ha habido totalitarismos. Hay trabajos sobre eso. En los países de la órbita soviética, que estaban peor que nosotros, la sociedad se recompuso. Costó mucho, pero los vínculos volvieron a crearse. Alemania es ahora un solo país. Eso ha ocurrido en muchos países. 

-Si continuamos en esta situación, ¿nos vamos a terminar matando?

-¿Qué son los estados fallidos? La gente termina matándose por las guerras civiles. 

-¿Qué cree que nos ha contenido?

-Hay un mérito, en medio de los errores, y es que siempre se ha mantenido la oposición viva. Las generaciones mayores vivieron 40 años de democracia, que fueron un entrenamiento. La idea de que puedes escribir lo que te dé la gana no la tiene los muchachos ahora. Pero ellos se adecuarían a un cambio.

Fuente: Contra Punto

Facebook Comentarios
x

Check Also

Oliveros advierte que es imposible reestructurar la deuda soberana

El economista Asdrúbal Oliveros, considera imposible realizar un  proceso de reestructuración de la deuda porque amerita tener un equipo técnico y jurídico de altísimo nivel que ...